• La presidenta del PP de Madrid ofreció ayer jueves una conferencia en la Cámara de los Comunes del Parlamento británico.
  • Admira de los británicos que "hayan defendido siempre la libertad" y "su patria".
  • Así como el sistema político inglés, por lo que abogó por dar "un toque british" a la política española.
  • Destacó que muchos británicos se han hecho "hispanomaníacos", amantes y admiradores de España.
  • Aunque Aguirre no renunció a sus orígenes: "Porque a mí me pasa como a esos muchos británicos que cultivan su hispanomanía; que también me encanta España y las cosas de España". 
La presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre (en la imagen), ofreció ayer una conferencia en la Cámara de los Comunes del Parlamento británico, en Londres, en la que se declaró "anglomaníaca", a la vez que se mostró orgullosa de ser española, con la convicción de que "con unas gotas de anglomanía, todo en España, marcharía mejor". "Creo que una buena mezcla de las dos maneras de entender la vida, la británica y la española, podría ser una fórmula ideal para todo", defendió la también ex presidenta de la Comunidad de Madrid en un discurso que pronunció íntegramente en inglés.

También abogó por dar "un toque british" a la política española, de forma que los partidos políticos "no sean monolíticos", y elogió el sistema electoral mayoritario de Gran Bretaña, en el que los miembros del Parlamento tienen más independencia y deben ganarse la confianza de sus conciudadanos.   

En la conferencia organizada por la British-Spanish Society, alabó además, "el fair play" (juego limpio) que caracteriza a las discusiones en el Parlamento británico y su  "question time", que hace que las sesiones de control en la Cámara de los Comunes sean mucho más ágiles y directas que en el Parlamento español. E incluso resaltó también que le gusta que Gran Bretaña no tenga una Constitución escrita, ya que, a su juicio, "es la mejor demostración que nadie en el país duda de lo que es su Nación, de cuáles son sus derechos y de cuáles son sus deberes".

En este marco, aprovechó para reafirmar su admiración por la cultura y la sociedad británica, de la que resaltó que "siempre valora el individualismo y siente recelo ante los colectivismos". "De ahí,  que hayan defendido siempre la libertad, y que, cuando algunos caen en la tentación de ser socialistas, se hacen fabianos, que es una manera muy tenue de serlo", afirmó.

"También me gusta de Inglaterra que se valore la originalidad y hasta la excentricidad, porque no me gusta que todo el mundo piense igual, sea igual y haga lo mismo", continuó Aguirre, que incidió en que por cultivar esa originalidad, muchos británicos se han hecho "hispanomaníacos", amantes y admiradores de España.

Prueba de ello, explicó, es que algunos británicos se hacen amantes hasta de las corridas de toros, contando Londres con una de las peñas taurinas más numerosas en todo el mundo, el Club Taurino de Londres, con 335 miembros que pagan 40 libras anuales, y que publican seis veces al año una revista que se llama 'La Divisa', llena de erudiciones taurinas.

Además, en un repaso a las características que distinguen a los españoles e ingleses, manifestó que le gusta el patriotismo de los británicos, "que les lleva a defender siempre los intereses de su patria".
 
En este sentido, incidió en  que admirar y querer a Inglaterra, a los ingleses y a muchas de sus costumbres y maneras de vivir, "no quiere decir que quiera que España sea como Inglaterra". "Porque a mí me pasa como a esos muchos británicos que cultivan su hispanomanía. Que también me encanta España y las cosas de España", remarcó Aguirre.

Aguirre, primera española con rango 'Dame Comander' de la Orden del Imperio Británico —título que le fue concedido en 2004 por la reina Isabel II— pronunció esta conferencia en Londres ante unas 180 personas del mundo de la política, diplomacia, empresa y cultura.

La organización recibió más de medio millar de peticiones para asistir a la conferencia de la presidenta del PP de Madrid, pero por motivos de aforo unas 300 personas no pudieron acudir. Por ello, la organización ofreció a todos los que se interesaron en asistir a su conferencia una recepción privada el miércoles por la tarde, en Londres.

En su intervención en la Cámara de los Comunes, Aguirre agradeció a la British-Spanish Society la oportunidad de tomar la palabra bajo el mismo techo en el que fueron protagonistas algunos de los políticos que más admira de toda la Historia, como Winston Churchill y Margaret Thatcher.

Una crack, doña Esperanza.

José Ángel Gutiérrez
[email protected]