• "Los ciudadanos afganos siguen convirtiéndose al cristianismo en la India; esto es una afrenta a la ley islámica y, de acuerdo con el Corán, deben ser ejecutados", ha dicho.
  • Alarmado por las conversiones, Abdul Rauf Ibrahimi, el presidente del Parlamento afgano, ha ordenado al Comité Nacional para la seguridad "seguir el asunto seriamente".
  • Y en Laos hay amenazas de expulsión a familias cristianas.
Un miembro del Parlamento afgano ha sugerido que las personas que se convierten del islam al cristianismo sean ejecutadas, según la sharia (ley islámica), para detener el rápido crecimiento del cristianismo entre los ciudadanos afganos, en el país y en el extranjero. Según han informado a la Agencia Fides fuentes locales, el llamamiento del parlamentario musulmán Nazir Ahmad Hanafi se ha producido después de un informe publicado por la prensa afgana que señala el aumento de los cristianos en Afganistán. Hanafi ha dicho a la asamblea: "Los ciudadanos afganos siguen convirtiéndose al cristianismo en la India. Esto es una afrenta a la ley islámica y, de acuerdo con el Corán, deben ser ejecutados".

Según la información de la Agencia Fides, en el debate que ha seguido a la asamblea, otro miembro del Parlamento, Abdul Latif Pedram, ha declarado que "las conversiones al cristianismo son el resultado de la presencia de los Estados Unidos en Afganistán". En conclusión, Abdul Rauf Ibrahimi, el presidente del Parlamento (en la imagen), condenando todas las actividades de "proselitismo cristiano" en Afganistán, ha ordenado al Comité Nacional para la seguridad "seguir el asunto seriamente".

Los líderes islámicos de Afganistán consideran el crecimiento del cristianismo como una amenaza para el país y han puesto en guardia al gobierno sobre la influencia del cristianismo. En los últimos meses, el "Consejo Islámico de Afganistán" ha notificado con preocupación al presidente Karzai, la creciente presencia de trabajadores extranjeros en Afganistán de religión cristiana. Según fuentes locales, algunos miembros del Parlamento afgano también se han convertido secretamente al cristianismo, a pesar de los riesgos que esto implica.

Mientras esas salvajadas se discuten en Afganistán, en Laos once familias del pueblo de Nongdaeng, en la provincia de Borikhamsai, recibieron el pasado 30 de agosto una inesperada citación: las autoridades locales de Asuntos Religiosos los presionaron a abandonar la fe cristiana tras la noticia de su conversión, bajo la amenaza de ser expulsados del pueblo en tres días.

Según denunció la Agencia Fides, los funcionarios instaron a los cristianos a abandonar "la religión de una potencia occidental extranjera, que es destructiva para la nación de Laos" y manifestaron que no tienen intención de permitir practicar la fe cristiana en la población. Los acusados manifestaron que la Constitución del país protege la libertad religiosa y que pueden practicar libremente la fe, por lo que eligieron desconocer la orden de las autoridades.

El incidente se produjo varios meses después de que los cristianos se atrevieran a manifestar públicamente su fe en la población, ya que antes sólo lo hacían en el poblado de Nonsomboon, a 70 kms del lugar. Desde el mes de abril, unas ocho familias de Nongdaeng siguieron su ejemplo y dejaron la religión tradicional animista para convertirse al cristianismo.

Por este motivo, la ONG Human Rights Watch for Laos Religious Freedom (HRWLRF) hizo un llamamiento público al gobierno de Laos para que permita a los habitantes de Nongdaeng vivir de acuerdo a su fe. "Su derecho de decidir la religión de su preferencia debe ser respetado", declaró la organización. HRWLRF también solicitó que "se castigue a las autoridades, incluyendo al jefe del poblado, por emitir ilegalmente una orden de expulsión que ha traído dificultades a las vidas como también difamación al nombre y honor de los habitantes cristianos de Nongdaeng".

Así están las cosas contra los cristianos en algunas partes del mundo. Urgen oraciones por ellos.

José Ángel Gutiérrez
[email protected]