• El acuerdo entre la Eurozona y el FMI desbloquea 43.700 millones de euros de ayuda urgente.
  • Contempla reducir la deuda griega al 124% de su PIB en 2020 y por debajo del 110% en 2022.
  • También se rebajan los tipos de interés de los préstamos bilaterales con Grecia, y se le da una moratoria de 10 años en el pago.
  • Alemania se ha negado hasta ahora a aceptar una quita en la deuda griega pero hoy sus políticos no la han descartado.
Los países de la eurozona y el Fondo Monetario Internacional (FMI) alcanzaron ayer, tras trece horas de negociaciones, un acuerdo para desbloquear 43.700 millones de euros de ayuda urgente a Grecia. El compromiso deberá ser aún ratificado por los parlamentos de varios estados miembros, entre ellos Alemania.

El acuerdo consiste en que Grecia recibirá 43.700 millones de euros de ayuda: 33.400 millones en  diciembre y el resto en tres 'sub-tramos' durante el primer trimestre de 2013. Además, la Eurozona y el FMI también han cerrado un acuerdo para reducir la deuda griega al 124% de su PIB en 2020, frente al 120% inicial, lo que equivale a unos 40.000 millones de euros. En 2022 Grecia tendrá que reducir la deuda sustancialmente por debajo del 110%.

También se rebajaron los tipos de interés de los préstamos bilaterales con Grecia
, se da una moratoria de 10 años en el pago de tipos de interés, una extensión del plazo de devolución de la deuda y los países miembros repartirán los beneficios del programa de recompra de bonos (11.000 millones de euros) que serán entregados a Grecia. Falta por definir la recompra a los inversores privados y de momento no se asumen quitas en la deuda pública.

Ese último punto -que no haya quitas en la deuda pública- hace que diversos analistas se muestren escépticos (al igual que el FMI) sobre que este acuerdo sea el definitivo. De hecho, Alemania, que se ha negado en redondo a aceptar una quita en la deuda griega que está en manos del fondo de rescate, este martes no ha descartado que en un futuro se tenga que llegar a esta posibilidad.

El líder parlamentario del gubernamental Partido Liberal (FDP), Rainer Brüderle, considera que ese corte de la deuda de Grecia, que Berlín ha rechazado hasta ahora tajantemente, se ha evitado por ahora, pero podría llegar a producirse en años venideros. En parecidos términos se expresó Nobert Barthle, de la Unión CDU/CSU, quien expresó su satisfacción por evitarse ese corte de la deuda, pero el hecho de que se reduzca la cuota de la deuda griega hasta 2020 a un 124% y a un 110% hasta 2022, "solo será posible hasta el año 2020 con un corte de la deuda", dijo Barthle. También lo dijo la oposición socialdemócrata (SPD), por medio de su líder parlamentario Frank Walter Steinmeier, quien pronosticó en el informativo matinal de la televisión pública ZDF que el corte de la deuda griega llegará lo más tarde en 2014: "Les advierto de que el corte de la deuda (de Grecia) es inevitable y solo se ha aplazado a un momento después de las elecciones al Bundestag" de otoño de 2013.

Por su parte, tras el acuerdo, el presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, afirmó: "Creemos fuertemente en la capacidad de Grecia para recuperarse". Para el presidente del BCE, Mario Draghi (en la imagen), el acuerdo "reducirá la incertidumbre y reforzará la confianza en Europa y en Grecia". Por su parte, la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, dijo que "estas medidas ayudarán a situar de nuevo la ratio de deuda de Grecia en una senda sostenible y a facilitar un retorno gradual a la financiación del mercado".

Pero parece todo un paripé. A Grecia va a haber que ayudarle con una quita. Y el que se arriesgó, ajos come. Porque ahora toca ser solidarios con los griegos. Eso sí: no volver a pasarles ni una en el futuro, como a ningún otro país europeo, incluido España, cuyas administraciones se han dedicado a endeudarse y despilfarrar irresponsablemente.

Andrés Velázquez
[email protected]