• La indemnización por la expropiación de cuatro filiales en diciembre de 2012 está al caer.
  • Eso sí, el Gobierno bolivariano deja claro que será inferior a la solicitada por la eléctrica.
  • Llueve sobre mojado: a REE le pagó 29,2 millones de euros mientras la eléctrica exigía 67 millones.
  • Y el acuerdo con Sabsa (Abertis y Aena) está paralizado en su fase final porque, según el Gobierno de Bolivia, "hay temas muy complicados con esta empresa".

El acuerdo entre el Gobierno de Bolivia e Iberdrola es inminente. Se puede firmar en los próximos días. Recuerden: Evo Morales (en la imagen) expropió, en diciembre de 2012, cuatro filiales de la eléctrica española. Pues bien, según Héctor Arce, Procurador del Estado, "hay un principio de acuerdo muy importante que será dado a conocer, seguramente, en los primeros días de enero".

Siendo esto así, no esperen, sin embargo, un acuerdo justo. El Gobierno Morales es lo que tiene: hace y deshace a su antojo. Le importan un bledo las leyes, propias y ajenas. Además, no lo oculta. Para muestra, un botón: el decreto de expropiación –diciembre de 2012- establecía que en un plazo de 180 días, un tasador independiente decidiría la compensación a Iberdrola.

Han pasado dos años -730 días- y sobre la compensación, Arce lo ha dejado claro: "Se va a pagar un monto inferior al demandado, un monto basado en nuestra propia valoración, que ha hecho la empresa Ende (Empresa Nacional de Electricidad, estatal) y que ha hecho el Ministerio de Hidrocarburos y Energía". Todo muy independiente. En el momento de la expropiación, expertos internacionales valoraron la indemnización en unos 75 millones de euros.

La actitud del Gobierno Morales no sorprende. Otra empresa española, Red Eléctrica (REE), cifró en 67 millones de euros la compensación por la expropiación, en mayo de 2012, de Transportadora de Electricidad. Finalmente, dos años después –noviembre 2014- Bolivia ha pagado 29,2 millones de euros.

Otra de las compañías que han sufrido las nacionalizaciones de don Evo ha sido Abertis. En febrero de 2013, el Gobierno nacionalizó Sabsa, la empresa que administraba los tres aeropuertos más importantes del país, participada por Abertis (90%) y Aena (10%). Según Arce, el arbitraje iniciado por Abertis ha sido "paralizado" en su fase final. "Hay temas muy complicados con esta empresa", ha señalado. Y seguro que los descomplican a su manera. Esto es, tomándonos el pelo.

Pablo Ferrer

[email protected]