• Por primera vez, Florentino señala como su sucesor a Fernández Verdes, tal y como los March le vienen exigiendo desde hace más de un año.
  • La operación entre la alemana y la filial australiana es pura ingeniería contable.
  • Pérez ya propuso a sus socios una operación similar: la fusión Dragados-Hochtief.
  • El problema siguen siendo los activos disponibles para la venta y que no logra colocar.

La alemana Hochtief, filial de ACS, ha anunciado este lunes que lanzará una OPA sobre la australiana Leighton -de la que controla el 58,77%- con el objetivo de hacerse con un máximo del 74,23% de la compañía. El montante de la operación asciende a unos 755 millones de euros que, según el comunicado remitido a la CNMV, "será financiado por Hochtief AG con su propia caja y cre´ditos disponibles".

Pero tras el anuncio, surge la pregunta: ¿La operación mejora algo la situación de Hochtief y de ACS La verdad es que no. Se trata, como en anteriores ocasiones, de un lavado de cara o, si lo prefieren, de ingeniería contable pura y dura. La situación de ACS sigue siendo mala a pesar de los 702 millones de euros de beneficio obtenidos en 2013. En cualquier caso, la fusión Hochtief-Leighton sí significa que la filial australiana ha mejorado. Al menos, lo suficiente para integrarla en la alemana.

Y ha sido gracias al consejero delegado de Hochtief, Marcelino Fernández Verdes que, nada más hacerse cargo de la alemana se puso manos a la obra para poner orden en la filial australiana que hacía y deshacía a su antojo, sin que desde Madrid pudieran frenarlo.

Volvamos a la fusión Hochtief-Leighton. La operación en sí es nueva, aunque no del todo. Florentino Pérez (en la imagen) ya propuso en diciembre la fusión entre Dragados y Hochtief. Pero el resultado iba a ser el mismo: maquillar las cuentas. El problema de ACS sigue siendo el mismo: los activos disponibles para la venta y que no logra colocar. Hablamos, sobre todo, de la división de Renovables y de Urbaser, la empresa procedente de Dragados dedicada a los residuos urbanos.

Pero más relevante que la OPA es el nombramiento de Fernández Verdes como sucesor al frente de ACS. Era una antigua exigencia de los March, que veían la necesidad de la figura de un Ceo que se hiciera cargo del día a día de la constructora.

Sea como fuere, el relevo se hará efectivo, evidentemente, cuando decida el propio Florentino. Según manifestó este domingo al programa Salvados, cuando esto suceda él pasará a dirigir la Fundación de la constructora.

Pablo Ferrer

[email protected]