• El representante del primer accionista abandona la constructora.
  • Ahora hay que saber si el cambio obedece, además de a los deseos de Florentino, a que la familia March, una de las más ricas del país, preparan su salida definitiva de la constructora (actualmente cuentan con el 11,3%)
  • Los primos Juan March de la Lastra y Juan March Juan se disputan la primacía futura en el grupo mallorquín, uno de los más poderosos de España.
  • Actualmente, March de la Lastra ocupa el cargo de vicepresidente ejecutivo de Corporación Financiera Alba y Juan March Juan lidera Artá Capital.
  • Y en cuanto a los resultados de ACS, lo de siempre: bajan los ingresos, baja el beneficio y sube la deuda.

El grupo March, es uno de los más poderosos de España y segundo accionista de la constructora ACS -fue el primero durante muchos años-, con un 11,3%. El propietario del Grupo March es la familia mallorquina March, una de las más ricas de España.

Los March (perdonen la reiteración March) llevan muchos años malquistados con Florentino Pérez, porque ¡Oh capitán, mi capitán!, por lo general, toma sus decisiones en consenso consigo mismo. Total: que los mallorquines enviaron al Consejo de ACS al hijo de Carlos, uno de los dos mandamases. En concreto, enviaron a Juan March de la Lastra. Y a fe mía que ha hecho un buen trabajo: se convirtió en huero e incordio del presidente Florentino Pérez. En ACS se decía que era el único que podía enervar (o cabrear por debilitamiento de los nervios) a ¡Oh capitán, mi capitán! Pues bien, ahora el presidente del Real Madrid, aprovechando la venta paulatina de acciones de los March, ha decidido quitarles un puesto en el Consejo. Se quedan con uno (el veteranísimo Pablo Vallbona, vicepresidente de ACS) y Juan March de la Lastra, que regresa a sus dominios.

Las explicaciones posibles son dos: o bien los March han decidido recomponer relaciones con ¡Oh capitán, mi capitán! o bien han decidido que ha llegado el momento de apurar la salida de ACS. Todavía les queda un 11,3% del captial, pero llegaron a poseer el doble, un 22% de ACS.

La salida también puede tener implicaciones en el propio grupo mallorquín. Veamos, la primacía futura del Grupo March (prepárense para otra cacofonía) se la disputan Juan March Juan, hijo de Juan March Delgado y Juan March de la Lastra, hijo de Carlos March Delgado. La generación actualmente en el trono, ahora camino de los 70 años, ha pilotado conjuntamente el grupo en exquisita armonía. Juan siempre un paso por detrás de Carlos. Ahora, Juan March de la Lastra, el incordio de Florentino, y su primo, Juan March Juan, se disputan la primacía futura. Juan por partida doble, con un March por medio, está al frente de Artá Capital, una sociedad de capital desarrollo que pretende emular a Alba, como cabecera financiera de un grupo industrial. ¿Me siguen, verdad

En cualquier caso, volviendo a ACS, el futuro está en el aire. Hubo un momento en que parecía que los March le habían doblado el pulso a Florentino y habían conseguido que éste aceptara a Marcelino Fernández Verdes como ceo y sucesor. Pero en cuanto recompuso su figura, ¡Oh capitán, mi capitán! diole la vuelta a la ecuación: ahora se resiste, no sólo a ceder la Presidencia a Verdes, sino también la Consejería Delegada. En otras palabras, la salida de March de la Lastra es mala noticia para el asturiano Fernández Verdes.

Y a todo esto, ¿qué tal los resultados de ACS correspondientes al tercer trimestre Pues lo de siempre: bajan los ingresos, bajan los beneficios y sube la deuda. En este caso, nada menos que un 17%, hasta los 5.872 millones de euros. Es para hacérselo mirar. Pero mañana viernes analizaremos con más detalle esos resultados.

Eulogio López

[email protected]