• Los March insisten en el nombramiento de un consejero delegado para el próximo curso.
  • Y el principal candidato es Marcelino Fernández Verdes, el hombre de Hochtief y de Leighton.
  • La reconversión eterna de ACS. A pesar de los buenos resultados de la filial alemana el mercado le castiga con bajadas.
  • Y es que ya nadie se fía de los "disponibles para la venta" de Florentino Pérez.
  • Mientras, Pérez retrasa la presentación de  resultados del Grupo ACS hasta agotar el límite legal (31 de agosto).

Florentino Pérez (en la imagen) se niega abandonar la presidencia ejecutiva de ACS. Se niega, en suma, a nombrar a Marcelino Fernández Verdes como consejero delegado del Grupo. Y eso que el asturiano está realizando una buena labor en la alemana Hochtief y en su filial australiana Leighton, cuya situación amenazaba con llevarse por delante a todo el grupo.

Y es que el mercado está harto de los "disponibles para la venta" de Florentino, que lleva ya cuatro años intentando vender su división de Renovables y otras empresas como Urbasaer, sin que logre ejecutar ninguna y con una deuda creciente.

Los March insisten en que venda y en que se dedique más a la empresa y menso al Real Madrid, con el nombramiento de Verdes, pero Florentino se aferra al sillón y a la presidencia ejecutiva. Sin Ceo para que quede claro.

Como muestra un botón: buenos resultados los presentados por Hochtief-Leighton, aunque los crecimientos se deban a atípicos, sobre todo la venta de la división de telecos de la filial australiana. Es igual, el mercado le ha vuelto a castigar en Bolsa. El mercado exige a Pérez que venda muchos más activos y regularice una deuda que le abrasa. Pero él se niega e incluso consigue forzar al alza el dividendo. Y todo ello tras perder la batalla de Iberdrola y haberse dejado muchos pelos en la gatera.

Otro detalle: ACS será la última empresa en presentar resultados. La idea de Florentino es hacerlo en las proximidades del límite legal, el 31 de agosto. Resultados que despiertan expectación... y temor.

A fin de cuentas, ¿qué representa Florentino Pérez en la reciente historia económica de España Pues el arquetipo de empresario que ha crecido demasiado aprisa mediante un apalancamiento que le ha situado al borde mismo del abismo. Lo malo es que ese esquema funcionaba antes de la crisis. Ahora no.

Eulogio López

[email protected]