• Se salió con la suya: repartió dividendo pero ahora está obligado a malvender.
  • Y es que él tiene que pagar su apalancado 11% de la constructora.
  • ACS 'consiguió' 1.926 millones de euros en pérdidas durante 2012.

Una aclaración antes de entrar en materia: la deuda oficial de ACS a 31 de diciembre de 2012 era de 4.952 millones de euros. Sin embargo, la deuda real ronda los 9.200 millones de euros, que era la contabilizada en septiembre del año pasado, sólo tres meses antes. ¿Cómo es posible Ya lo hemos explicado en alguna ocasión.

No es que Florentino Pérez (en la imagen) haya reducido en tres meses la deuda en unos 3.000 millones de euros, sino que los ha apartado de la contabilidad. Ojo, es totalmente legal y está contemplado en las nuevas normas de contabilidad financiera de las empresas. Hablamos de no contabilizar la deuda asociada a activos que estén en venta, aunque no se hayan vendido todavía.

Dicho esto, vayamos con el tema. Cuando Florentino presentó los resultados de 2012 no dijo nada sobre el dividendo, y eso no es normal. Pero es que los March no querían que lo repartiera: la constructora había registrado unos resultados más que preocupantes: 1.926 millones de euros de pérdidas. Como para dar dividendo…

Pero Florentino lo necesita como el comer para hacer frente a su deuda personal, y al final se ha salido con la suya, eso sí, con la colaboración de Alberto Cortina, que también lo necesita.

Pero claro, repartir dividendo en esas circunstancias obliga a vender -malvender- los activos. Eso es precisamente lo que intenta hacer Florentino. Ahora ha sido el turno de los activos de los aeropuertos de Hochtief, filial de ACS. Su valoración podría estar en el entorno de los 1.200 millones de euros, menos de los 1.500 millones que la compañía espera ingresar por ellos.

Y parece ser que la cosa va en serio o, por lo menos, más en serio que en otras ocasiones en las que el presidente de ACS ha anunciado una venta. En este caso hay posibles interesados: Fraport, GIP, Brookfield Asset Management o Allianz.

En cualquier caso, la operación no es nueva. Hochtief ya ha intentado vender estos activos en el pasado, hasta en dos ocasiones, pero ha fracasado por las condiciones del mercado. En otras palabras: nadie está dispuesto a pagar lo que piden.

Miriam Prat

[email protected]