El pacto sólo afecta ya a los primos José Manuel y Juancho Entrecanales, que suman el 48%. Pero Juancho se ha alejado de la gestión. Tras el pelotazo de Endesa, se ha acostumbrado a vivir mucho y trabajar poco. Encima, se ha descapitalizado el organigrama directivo. Por último, Acciona es cada día menos constructora y más eléctrica... que vive de las primas del Estado

La Junta de Accionistas de Acciona aprobó este jueves la fusión inversa con GESA, el grupo de la familia Entrecanales que controlaba hasta ahora él solito el 60% de la compañía. Al terminar la Junta, José Manuel Entrecanales, presidente de Acciona, aseguraba tener constancia de que sus primos, tíos y parientes en general tienen voluntad de permanecer en el accionariado.

El hecho es que la estructura de Acciona ha pasado de ser la de una compañía controlada por GESA al 60% a tener dos accionistas de referencia, el propio José Manuel con algo más de un 24% y su primo Juancho igual participación. El pacto entre ambos asegura (hasta cierto punto) el control sobre el 49,76%, reforzado (también hasta cierto punto) por el resto de la familia con participaciones que suman algo más del 10% hasta completar el antiguo 60%.

"Hasta cierto punto" porque la disolución de la fortaleza inexpugnable que era GESA genera una grieta suficiente para que un tercero pueda comenzar comprando el 12% a la familia que nunca participó directamente en la gestión. Además, Juancho Entrecanales es, de los dos primos, el más interesado en la construcción, mientras Acciona ha ido alejándose más del sector para conjurar los peligros de la crisis inmobiliaria y del freno a la inversión pública. A cambio, Acciona se ha ido convirtiendo en una empresa de energías renovables. José Manuel Entrecanales no lo oculta, sino que lo lleva a gala y predica  en su discurso ante los accionistas la necesidad de dar mayor importancia a las empresas verdes. Pero el sector no interesa, como decimos, a Juancho Entrecanales, que, a pesar de ser vicepresidente se encuentra cada vez más alejado de la gestión. De ahí que la disolución de GESA haya sembrado dudas también sobre la futura permanencia de Juancho, si bien es cierto que el pacto incluye la preferencia en la adquisición por una parte en caso de que la otra quisiera vender.

Si se mira desde el lado positivo, Acciona continúa siendo una compañía atractiva para los inversores. Se encuentra alimentada por el efecto Endesa, lo que le permite dar dividendos importantes. Con cargo a 2010 la compañía repartirá un dividendo total de 3,10 euros brutos. El otro atractivo para el mercado es el efecto Fukushima, que ha alejado a los inversores de las eléctricas convencionales y les ha acercado a las renovables.

Por otro lado, se está produciendo en Acciona una descapitalización de directivos. Desaparecido definitivamente del organigrama Valentín Montoya, hombre clave en la empresa durante la etapa de Juan y José María Entrecanales. Le sustituyó Juan Gallardo, actual director económico financiero. En todo caso, por debajo de presidencia se encuentran áreas de poca entidad en el Comité de Dirección. Una mayoría de direcciones generales, a excepción de la presidencia de Infraestructuras, de Pedro Martínez, y de Energía, que ostenta Carmen Becerril.

Rodrigo Martín

[email protected]