Hago míos los argumentos del presidente de Familia y Vida, Rafael Llorente, quien nos envía el siguiente artículo.

Desde que comenzara la fecundación in vitro, se cosificaron las personas, es decir, a los embriones humanos. El resto de barrabasadas sólo son consecuencias.

Eulogio López

[email protected]