Organismos internacionales como la ONU destinan millones de euros a promover el aborto en el tercer mundo

La asociación European Dignity Watch publicó a finales del mes de marzo un informe que lleva por nombre La financiación del aborto a través de la ayuda al desarrollo de UE. El documento detalla las ayudas que los países desarrollados de la Comisión Europea han destinado a proyectos de salud sexual y reproductiva, entre los que se incluye el aborto.  El informe señala que aunque no es ni competencia de la UE, ni hay ningún respaldo legislativo por parte de la Unión, la CE colabora estrechamente y en numerosos proyectos con los dos promotores del aborto más importantes del mundo: la Federación Internacional de Planificación familiar y la Marie Stopes Internacional.

La primera entidad, según el interesante artículo que publica esta semana el suplemento de Información Religiosa,  Alfa y Omega, tiene su representación en nuestro país en la denominada Federación de Planificación Familiar de España. Se ha conocido que sólo Marie Stopes International recibió de la UE más de nueve millones de euros entre 2005 y 2009 para proyectos en Camboya, Sudáfrica, Bangladesh, Papua y Nueva Guinea.

Pero el asunto no queda ahí. El propio  Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-Moon, el pasado 23 de abril manifestó ante 47 miembros de la la Comisión de Población y Desarrollo  que  millones de niñas-adolescentes y jóvenes, necesitan el acceso al aborto y los anticonceptivos.

Bajo el lema de la solidaridad se está amparando el aborto, difrazado de forma eufemística, porque en muchos de los países donde se practica está prohibido. En lugar de proporcionar los medios a las madres para sacar adelante a sus hijos se les ofrecen los llamados 'sistemas de salud reproductiva', que no son en absoluto, la solución a la pobreza.

Sara Olivo

[email protected]