En esta ocasión refiero este artículo publicado en 20 Minutos obtuvo 188 comentarios, al final del texto transcribo algunos que pueden ser interesantes.

"Son niños que no causan nunca disgustos", asegura María Victoria Troncoso, que en 1976 alumbró una chiquilla con síndrome de Down. Sucede un caso por cada 800 alumbramientos, entre jóvenes de 30 a 34 años.

En Europa ya no nacen niños con síndrome de Down porque son exterminados cuando aún se localizan en el seno materno. Son unas criaturas que se encuentran en riesgo de desaparición.

Un facultativo que había ayudado al nacimiento del hijo de Ana, le notificó: "Su hijo tiene el síndrome de Down". Convocó Ana a su esposo y le dijo: "Tendremos que ir a por el tercero". El tercero, Javier, nació sin ningún tipo de síntomas. ¿Tornaremos a una época ya extinguida, en la que un mortal, por razón de su invalidez, ascendencia o dolencia cerebral, no tenía opción a la existencia

Vegetamos en un declive moral en el que los padres empiezan a asesinar a sus retoños por no tener ciertas peculiaridades físicas o psíquicas. Esta actitud es sumamente ofensiva: el síndrome de Down no es un asunto estético, sino un grave achaque de una criatura débil e indefensa. "Tengo 21 años. Cuando nació mi hijo me dijeron que tenía el síndrome de Down, me quise morir. Pasé una depresión de tres meses. Ahora sé que el concepto que tenía del síndrome de Down era erróneo. Si retrocediera en el tiempo y me hubiera hecho la prueba y me aseguraran que mi hijo viene con el síndrome de Down, nunca me practicaría el aborto".

El primer comentario a este artículo lo manda Fampiro que dice: "Clemente Ferrer, deja tus ideas a un lado y piensa un poco en las chorradas que has escrito. Tu fanatismo es comparable al de los antitaurinos exaltados. Abortar no es asesinar".

José María Roig afirma: "Nadie tiene derecho a quitarle la vida a otra persona. El aborto quita la vida a un ser que podría disfrutar igual que nosotros. Las personas con el síndrome de Down nos dan mucho amor y aprendemos mucho de ellas, por lo tanto respetemos la vida ajena. Sé de lo que hablo pues tengo un hijo con el síndrome de Down".  

Pepe dice: "Pues yo tengo un hijo de tres años discapacitado. Hicieron las pruebas a mi mujer y nos lo dijeron a tiempo para poder abortar. "¿Abortar", le dijo mi mujer al ginecólogo. "Es la alegría más grande de nuestra vida, no podríamos vivir sin él". ¿Cómo una madre puede matar a sus hijos Estamos llegando a una situación de degeneración total de la especie. Y que conste que: somos ateos convencidos".

Cristina: "A los 21 años he tenido a mi hijo y cuando me han dicho que tenía síndrome de Down me he quedado de piedra, aun así es lo mejor que tengo, es un verdadero ángel. Solo las personas que tenemos la dicha de tener niños así podemos decir que si en este mundo existen ángeles son ellos. Muchos podrán pensar que somos unos egoístas al darle la vida a unos niños que dependerán de nosotros toda la vida.  

Ernando: "Está demostrado científicamente que el feto sufre dolor y se retuerce. Tenga síndrome o no. El aborto es un crimen.

Juan: "Desde el mismo momento de la concepción hay vida humana. Es obvio que tiene un desarrollo, pero desde ese mismo momento tiene código genético único y distinto. Lo que te digo no lo dice Dios lo dice la ciencia. Y si no me crees vete a un espejo y mírate. Seguro que cuando tu madre se quedó embarazada no dijo voy a tener un feto, dijo simplemente: "Voy a ser madre". La madre que aborta es una asesina, mata a su propio hijo.

Clemente Ferrer

[email protected]