• El consejero delegado del grupo de infraestructuras explica que esta actividad se basa en torres de telecomunicaciones usadas por varios operadores y cree que "se instalará en España y en Europa".
  • Pero el principal reto es convencer a los distintos operadores de que, si sus camiones de datos pasan por una misma torre, esto no les resta competitividad.
  • La compañía quiere salir del negocio aeroportuario de la misma manera que en Eutelsat, sin prisa, y no entrará en la privatización de Renfe.
  • Respecto a las autopistas, colabora para encontrar una solución a las radiales porque "España no puede poner en riesgo el sistema concesional".
  • Cuenta con una liquidez superior a los 6.500 millones de euros y una capacidad de inversión de más de 2.100 millones, que podría llegar hasta los 8.000 millones.

El consejero delegado de Abertis, Francisco Reynés (en la imagen), ha señalado en un acto organizado por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE), que "el negocio de la coubicación se instalará en España y en Europa", pues el tráfico de datos por telefonía móvil va a aumentar y las infraestructuras deben optimizarse desde el punto de vista de su utilización.

Este negocio consiste en que varios operadores usan una misma torre de telecomunicaciones y cuenta ya con grandes jugadores en EEUU, que gestionan las autopistas de datos. Abertis puede "ser un perfecto operador neutro, que reduzca los costes" de los operadores de telecomunicaciones "y mejore su rentabilidad".

En España, "la compra de torres a Telefónica y a Yoigo es un primer paso hacia la coubicación", ha afirmado el Ceo de Abertis. Además, considera que el modelo de nuestro país es extrapolable a Europa, sobre todo a otros países con importantes flujos de información (Francia, Italia, Alemania y Reino Unido). En Italia, la coubicación es ya una realidad, pues han invertido en torres de telefonía móvil de Atlantia. Pero en este negocio no todo es de color de rosa, pues el principal reto que debe afrontar Abertis es convencer a los distintos operadores de que, si sus camiones de datos pasan por una misma torre, esto no les resta competitividad.

Respecto a otros negocios, Abertis quiere salir del negocio aeroportuario de la misma manera que se marchó de Eutelsat, "no tenemos prisa", ha puntualizado Reynés, ya que buscan culminar su relación de la forma más eficiente posible. Tampoco va a entrar en la privatización de Renfe, pues quebraría sus "reglas" (disciplina financiera, gestión de su rol industrial, fortaleza financiera y dividendos sostenibles).

Sobre las autopistas radiales, Abertis colabora con el Ministerio de Fomento para encontrar una solución "porque España no puede poner en riesgo el sistema concesional". Reynés ve el aumento del tráfico en las autopistas, después de siete años de caídas, como "una buena noticia", que presagia "el inicio de una recuperación evidente".

Abertis cuenta ahora con una liquidez superior a los 6.500 millones de euros y una capacidad de inversión "equity" de más de 2.100 millones, que podrían llegar hasta los 8.000 millones, si realiza operaciones junto a otros socios, ya que no cierra a la puerta a nuevos socios, que sean relaciones a largo plazo y de carácter no especulativo. El grupo de infraestructuras sigue centrado en focalizarse, en crecer y en la internacionalización, y tienen varios proyectos encima de la mesa (Francia, Chile, Italia, etc.).

Cristina Martín

[email protected]