• Flojos resultados de Abertis en el primer semestre.
  • La empresa de Caixa está pendiente de los permisos de las autoridades brasileñas para no lanzar una opa.
  • Al final, todo indica que la familia Villar Mir será el futuro 'hombre fuerte' de la empresa de Infraestructuras.

La bicefalia entre el presidente Salvador Alemany y el consejero delegado Francisco Reynés (en la imagen) no parece funcionar. Los resultados de Abertis durante el primer semestre del año han sido flojos, con unos ingresos de explotación estancados. Los atípicos han aliviado el semblante contable, pero el beneficio neto comparable apenas creció un 2%. Sólo si se compara con el sector constructor, los resultados son mucho más interesantes. Lo que ocurre es que no sé hasta qué punto puede hacerse ese parangón, pues Abertis no es una constructora, es una empresa de infraestructuras y servicios.

En cualquier caso, una cuenta de resultados floja demuestra que la bicefalia entre Salvador Alemany y Francisco Reynes no funciona. Ahora mismo, la empresa de La Caixa está pendiente, sobre todo, del visto bueno de las autoridades brasileñas para no verse obligados a lanzar una opa sobre OHL en Brasil. A medio plazo, la bicefalia se resolverá precisamente por ahí: con la conversión de la familia Villar Mir en el "hombre fuerte" de Abertis con La Caixa como socio financiero y principal, naturalmente. Pero para eso queda un tiempo.

Eulogio López

[email protected]