El presidente de Abertis aclara en Caixa sus manifestaciones sobre una Cataluña independiente. No parece que pueda haber cambios, al menos hasta la próxima junta

La que se armó. El presidente de Abertis Infraestructuras, Salvador Alemany, asimismo presidente del Consejo Económico asesor de la Generalitat, aseguró, a pregunta de un periodista, estar de acuerdo con el consejero de Economía Mas-Colell. ¿Y qué había dicho el conseller? Pues que Cataluña podía ser económicamente viable como país independiente. Un ejercicio teórico, si se quiere, una hipótesis académica, si se prefiere y, sobre todo, una perogrullada: países con menos población y menos PIB que Cataluña son independientes. Pero dicho en plena batalla lingüística, con quemas de banderas españolas y fotos del Rey, el coste de oportunidad se dispara.

Alemany afirmó que siempre estaba de acuerdo con Colell, también en esta ocasión y allí fue Troya. Allí y en Madrid, donde el presidente de Abertis ha sido más que criticado. De hecho, Alemany tuvo que aclarar en Caixa que en ningún momento había pedido la independencia de Cataluña.

En el grupo industrial de Caixa se movieron las lenguas y el fondo de capital-riesgo CVC, aliado de Florentino Pérez en Abertis aprovechó que el Pisuerga pasaba por Valladolid para pedir la sustitución de Alemany. A nadie se le oculta que CVC pretende rentabilizar su inversión en Abertis a toda prisa y que ya ha forzado la segregación de Saba Infraestructuras, aunque La Caixa sigue siendo el principal accionista de ambas sociedades. Si Alemany fuera sustituido, CVC cree que podría seguir con su fileteado. En cuanto a Florentino, está claro que necesita dinero con urgencia. Además, nunca se ha entendido con Alemany.

Eulogio López

[email protected]