• Los vencimientos en 2013 y 2014 alcanzan los 2.397 millones de euros.
  • La deuda financiera del grupo asciende a 7.954 millones, un 38% más que en 2011.
  • Y lo más preocupante: este año tendrá un resultado de explotación negativo superior a los 1.000 millones.
  • Al mismo tiempo, y aprovechando la 'apertura' de los mercados a las empresas españolas, anuncia que emitirá bonos convertibles a seis años por importe de 250 millones.

Los números de Abengoa son un tanto inquietantes. Para empezar, durante 2013 y 2014, la compañía que preside Felipe Benjumea (en la imagen) debe hacer frente al vencimiento del 21% de su deuda, esto es, 2.397 millones de euros. La deuda financiera neta del grupo asciende a 7.954 millones. Y es que lejos de disminuir, en 2012 la deuda aumentó un 38% respecto a la de 2011.

Sin duda, este apalancamiento preocupa y mucho, además porque para hacer frente a los próximos vencimientos, Abengoa tendrá que utilizar los 3.197 millones de euros que tiene en caja. De esta manera, los expertos estiman que el resultado de explotación de la compañía en 2013 sea algo superior a los -1.000 millones de euros.

Visto lo visto, el grupo de ingeniería y energías renovables ha anunciado este miércoles que emitirá bonos convertibles en acciones por un importe de 250 millones de euros. Según ha informado la compañía a la CNMV, la operación irá destinada a inversores cualificados extranjeros. Para llevar a cabo la emisión, Abengoa ha contratado los servicios de Citigroup Global Markets Limited y Deustche Bank.

Pablo Ferrer

[email protected]