• Los títulos de la compañía repuntan más de un 23% y ya cotizan a 1,8 euros.
  • El Ceo del grupo asegura que el nuevo objetivo de deuda incluirá la "financiación sin recurso en proceso", de la que forman parte los bonos verdes, tan cuestionados por el mercado.
  • La deuda bruta de Abengoa alcanza los 13.445 millones de euros mientras que la deuda neta llega hasta los 9.022 millones.

Abengoa no ha tenido más remedio que convocar una reunión con analistas a primera hora de este lunes, tras el batacazo que se dio en bolsa el pasado viernes. Ahora, después de las explicaciones del consejero delegado, Manuel Sánchez Ortega (en la imagen), las aguas comienzan a volver a su cauce.

Concretamente, a una hora del cierre de la sesión, los títulos del grupo repuntan más de un 23% y ya cotizan a 1,8 euros por acción. No está mal, aunque aún está lejos de los 2,3 euros que valían el jueves pasado, tras caer más de un 18%, y de los máximos del año, en torno a los 4 euros por título.

Pero rectificar es de sabios y el mercado lo ha agradecido. En la conferencia con analistas, Sánchez Ortega ha explicado que Abengoa utilizará 601 millones de euros de liquidez disponible para recomprar algunos bonos a precios actuales. Además, el grupo ha fijado un nuevo objetivo de deuda en el que sumará la "financiación sin recurso en proceso", categoría de la que forman parte los bonos verdes, tan cuestionados por el mercado, precisamente porque no estaban contabilizados como deuda.

De esta manera, la deuda bruta de Abengoa se cifra en 13.445 millones de euros y la deuda neta en 9.022 millones, al descontar los 4.200 millones de liquidez disponible. Asimismo, el Ceo ha explicado que, una vez restados los 5.589 millones de euros de financiación sin recurso y los 1.592 millones de financiación sin recurso en proceso, se llega a la deuda corporativa de la compañía, que asciende a los 2.125 millones de euros.

Pablo Ferrer

[email protected]