• Al menos pide que se retrase hasta después de las andaluzas. Es lo único en lo que coinciden el socialista Griñán y el popular Arenas.
  • Con los socialistas el lobbista primero era Carlos Sebastián, hermano del ministro de ZP; ahora, con Rajoy, Ricardo Martínez Rico, mano derecha de Cristóbal Montoro.
  • Además, el ex jefe de la Casa Real, Alberto Aza, también defiende los intereses de la energía más cara para el consumidor.

Decíamos ayer que el ministro de Industria, José Manuel Soria, tiene prevista una moratoria en energía termosolar, que es la más cara para el contribuyente y que impide la reducción del déficit de tarifa por las cuantiosas subvenciones comprometidas.

Sin embargo, los tres grandes beneficiarios, Abengoa, ACS y Acciona, presionan para evitar quedarse sin las subvenciones prometidas. Sobre todo Abengoa, el mayor productor y el que más ha invertido en ese tipo de energía.

En primer lugar, la empresa andaluza cuenta con el apoyo de los dos candidatos principales, PSOE y PP para las próximas elecciones autonómicas andaluzas. Esto es, José Antonio Griñán y Javier Arenas. En cualquier caso, que la moratoria no llegue antes de marzo.

Pero el asunto no queda ahí. El Consejo de Abengoa es un verdadero nido de VIPS. Con el Gobierno Zapatero, Abengoa contaba como vocal a Carlos Sebastián, hermano del anterior ministro de Energía, Miguel Sebastián. Ahora, con el Departamento controlado por el popular José Manuel Soria, el presidente Javier Benjumea echa mano de Ricardo Martínez Rico, ex secretario de Estado y mano derecha de Cristóbal Montoro. Y para que no falte de nada, el ex jefe de la Casa Real, Alberto Aza, hoy miembro del Consejo asesor internacional de Abengoa.

Lo cierto es que tantas presiones no han conseguido hacer cambiar de opinión al ministro Soria, entre otras cosas porque no salen las cuentas. Pero sí que se pueden conseguir dos cosas: retrasar la decisión hasta abril y, además, que la Triple A (Abengoa, ACS y Acciona) disponga de más tiempo para negociar el coste de la moratoria.

Miriam Prat

[email protected]