• En el último año lo ha hecho un 19%, hasta los 7.974 millones de euros.
  • Aunque el Ebitda ha aumentado un 44%, la ratio de endeudamiento ha pasado del 5,4 registrado en 2012, al 5,8.
  • El beneficio después de impuestos aumentó un 7,9%, hasta los 101 millones de euros.
  • Las medidas del Gobierno le han supuesto un impacto negativo de 60 millones de euros.
  • El presidente, Felipe Benjumea, cobró 4,48 millones de euros, lo mismo que en 2012.
  • Pero su hermano Javier, nuevo presidente de la filial Bioenergía, ha multiplicado su sueldo por seis, hasta los 1,8 millones de euros.

Los números de 2013 que ha presentado Abengoa son buenos. Y lo son, sobre todo, gracias a los extraordinarios. Sin ellos, las cifras seguirían siendo buenas, pero no tanto. Concretando: la compañía ganó el arbitraje en bioetanol en Brasil, por el que se anotó 142 millones de euros. A eso hay que sumar los 101 millones de euros que obtuvo por las ventas de Bargoa y Befesa a Corning y Triton respectivamente.

En cualquier caso, las ventas crecieron un 16,6%, hasta alcanzar los 7.356 millones de euros, mientras que el Ebitda lo hizo un 43,9%, hasta los 1.365 millones de euros. El beneficio después de impuestos fue de 101 millones de euros, un 7,9% más que en 2012.

La cruz de los resultados es la deuda, que aumentó un 19% y ya alcanza los 7.974 millones de euros. De esta manera, la ratio de endeudamiento ha pasado del 5,4 al 5,8 si se incluyen los 517 millones de euros de la ampliación de capital de octubre y los 867 millones de euros asociados a la deuda del proyecto de Solana, en funcionamiento desde el último trimestre del ejercicio.

Es decir, a 31 de diciembre de 2013, la deuda financiera neta de Abengoa era 5,8 veces su Ebitda, una ratio que no hay que perder de vista, sobre todo si mantiene su tendencia al alza. Tampoco hay que olvidar los costes financieros, que aumentaron un 26,7% más, hasta los 762 millones de euros.

Durante la presentación de los resultados a analistas, el consejero delegado, Manuel Sánchez, ha afirmado que la reforma eléctrica del Gobierno les ha supuesto un impacto negativo de 60 millones de euros, sobre todo por el negocio termosolar.

Mientras tanto, el presidente de la compañía, Felipe Benjumea (en la imagen) cobró un total de 4,48 millones de euros, lo mismo que en 2012. Tanto él como el vicepresidente no ejecutivo, José Terneiro (3,1 millones de euros), y Manuel Sánchez (4,48 millones) mantuvieron el sueldo congelado.

El que sí ha visto crecer su cuenta corriente es Javier Benjumea, hermano de Felipe, que ha pasado de ser consejero a presidir la filial Bioenergía. En otras palabras, ha pasado de ganar 300.000 euros a embolsarse 1,8 millones, es decir, seis veces más. Lo que es tener buenos contactos.

Pablo Ferrer
[email protected]