• La fundación KPN se opone a la opa de América Móvil.
  • A pesar de la prima de control, la Fundación KPN, guardiana de las esencias, quiere mantener su raíz holandesa.
  • Cree ver en la opa de Slim "influencias que pudieran amenazar su continuidad, independencia e identidad".
  • Y amenaza con comprar acciones con derechos a voto para contrarrestar al hombre de Telmex.
  • Esto facilita la operación de Telefónica sobre ePlus.

Cuando los italianos supieron que Carlos Slim (en la imagen) iba a por Telecom Italia llamaron en su auxilio a Telefónica. Pasado el peligro intentan fastidiar a Iberdrola pero esa es otra cuestión.

Luego Slim compró hasta un 30% de la holandesa KPN pero  sin obtener el control. Los holandeses quienes mantener la raíz patria de KPN y, además, como todas las telecos europeas, no están de acuerdo con la falta de reciprocidad: en México nadie puede operar (tampoco en países europeos como Francia, seamos sinceros) pero nadie puede entrar en México sin el permiso de Slim.

Total, que cuando KPN acuerda con Telefónica la venta de su filial alemana ePlus, Slim lanza una OPA sobre el 100 por 100 de KPN. Telefónica no pica, y no acude a una contraopa, se desatan las pasiones. El martes, la Fundación KPN lanzaba un comunicado en el que planteaba lo poco que les gusta la OPA de Slim (insisto, a pesar de la prima del 20%) porque percibe "influencias que pudieran amenazar su continuidad, independencia e identidad".

Y, por si no había quedado clara la cosa, amenaza con comprar acciones con derechos a voto para contrarrestar al hombre de Telmex.

En resumen, la OPA de Slim se ha vuelto más compleja y la operación de Telefónica en Alemania, más fácil.

Miriam Prat

[email protected]