• El Santo Padre les dijo a los cristianos perseguidos de Irak: "Sois como Jesús".
  • El Mundo publicaba hoy una entrevista con una familia cristiana huída al Kurdistán iraquí y que cuenta las atrocidades del Estado Islámico: 'Convertíos o morid'.
  • Ayuda a la Iglesia Necesitada organiza una campaña para ayudar a los cristianos perseguidos en Irak. 
La persecución a los cristianos en el mundo, y de manera especial en Irak y Siria, parece que poco a poco va calando en la sensibilidad de la opinión pública (que no en la de los líderes occidentales, cuyo mayoritario silencio ante estas masacres se oye estruendosamente). En Hispanidad venimos denunciando desde hace tiempo esa persecución por parte de los yihadistas del Estado Islámico, que matan con crueldad a todo aquel que no piense o crea en lo que ellos creen y esclavizan sexualmente a las mujeres que caen en su poder.

El último testimonio que les ofrecimos en Hispanidad fue la entrevista al obispo de Mosul, Monseñor Emil Shimoun Nona, que explicaba que "ninguno de los 120.000 cristianos refugiados se ha convertido al islam". Y aseguraba que no se fía de los musulmanes porque se están cerrando, volviendo a la tradición y radicalizando: "La mayoría piensa que la modernidad va contra su fe justa". "No tenemos dudas de fe ante la posibilidad de ser asesinados por el Estado Islámico".  

Este viernes, el diario El Mundo publicaba en portada una entrevista a una familia cristiana que logró escapar al Kurdistán iraquí y que cuenta las atrocidades de los «príncipes terroristas» que sirven al Estado Islámico: 'Convertíos o morid'. «Todo musulmán puede convertirse en cualquier momento en yihadista», advierte la mujer a la que le arrancaron de los brazos a su hija de tres años. Al preguntarles: «¿Estáis enfadados con Dios ¿Dios os ha abandonado», no vacilaban: «Lo hemos perdido todo, sólo nos queda la fe».

Y, por supuesto, el Santo Padre Francisco viene desde hace tiempo denunciando esa persecución y llamando a los líderes islámicos a condenarla.

Este miércoles, víspera de Navidad, el Papa llamó al campo de refugiados de Ankawa, cercano a Erbil, en Irak, recogió Zenit. El Papa afirmó que refugiados cristianos son "como Jesús la noche de su Nacimiento: para él no había sitio y él fue expulsado y tuvo que huir a Egipto para salvarse. Sois como Jesús esta noche y yo os bendigo y estoy cerca de vosotros. Pensad que sois como Jesús en esta situación y esto a mí me hace rezar más por vosotros".

Asimismo, el Papa indicó: "Queridos hermanos y hermanas, estoy cerca de vosotros, muy cerca esta noche. Estoy cerca de vosotros con todo el corazón y pido a Jesús que os acaricie con su ternura y a la Virgen que os dé mucho amor". Y este mismo viernes, en Twitter, insistía el Santo Padre: "Pidamos hoy por todos los perseguidos a causa de su fe cristiana". 

Por cierto que el Gobierno regional del Kurdistán iraquí proclamó día festivo el pasado 25 de diciembre para expresar legalmente la solidaridad pública de las instituciones y de toda la sociedad hacia los cristianos, en la Fiesta de la Natividad del Señor. Ese día, todos los empleados de las instituciones públicas de la provincia, incluidas las escuelas -se lee en el comunicado emitido por la oficina del gobernador y enviado a la Agencia Fides- observaron un día de descanso. 

A todo esto, la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada ha organizado una campaña para ayudar a los cristianos perseguidos de Irak.

José Ángel Gutiérrez

[email protected]