• Se vigilarán los intereses abusivos, sobre todo los intereses de demora.
  • Soraya Sáenz de Santamaría deja en evidencia a la Plataforma Antidesahucios, que exige retroactividad tras el fallo de Luxemburgo. Recuerda que cuando una cláusula es abusiva, se convierte en nula, esto es, ya tiene efecto retroactivo.
  • El Gobierno se sigue cerrando en banda ante la dación en pago. La vicepresidenta ha utilizado los argumentos más peregrinos para calificarla de inútil.

La vicepresidenta de Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría (en la imagen), ha anunciado este viernes que, a partir de ahora, tras la sentencia del Tribunal de Justicia de La Unión Europea, "serán necesarios tres desahucios para proceder a una ejecución hipotecaria". Al mismo tiempo, se vigilarán los intereses abusivos, especialmente los de demora. A partir de ahora el Gobierno, amén de modificar la normativa hipotecaria para adaptarla a las exigencias europeas, intentará "reforzar la capacidad para detectar cláusulas abusivas".

La vicepresidenta ha aprovechado para dejar en evidencia a la Plataforma Antidesahucios que pide una retroactividad en las medidas: ha recordado que una cláusula abusiva es nula y ya tiene efecto retroactivo de por sí pues conlleva la ejecución de la deuda según concreción del juez.

Respecto a la dación en pago, ha recordado que ya existe desde hace tiempo, y si la gente no hace uso de ella es para no pagar los intereses más altos que se exigen. Un punto de vista el suyo muy discutible, como también el argumento que ha utilizado para calificarla como poco menos que inútil, ya que la persona que hace uso de ella se queda en la calle. Sí, Soraya, por supuesto, pero al menos la deuda no sigue viva.

Sara Olivo

[email protected]