• El Ejecutivo lanza una batería de medidas para incentivar el autoempleo.
  • Los menores de 30 años podrán compatibilizar la prestación por desempleo con el alta en el régimen de autónomos.
  • Se aprueba una tarifa de 50 euros para los nuevos autónomos durante los seis primeros meses de actividad.
  • Y se prolongarán los incentivos durante los dos primeros años y medio.
  • Se amplían las posibilidades de capitalización de desempleo para iniciar una actividad emprendedora y se aplican incentivos fiscales.
  • Se establece una tributación reducida de sociedades de nueva creación y autónomos durante los dos primeros ejercicios para todas las edades.

La vicepresidenta de Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría (en la imagen) ha presentado este viernes en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros el Real Decreto-Ley de medidas de apoyo al emprendedor y de estímulo del crecimiento y de la creación de empleo joven.

Gran parte de las disposiciones están enfocadas al socorrido recurso de estimular el autoempleo en tiempos de crisis, y a convertir a los parados en emprendedores dispuestos a comerse no el mundo, sino a sobrevivir sin que el Estado les fastidie demasiado.

La mayor parte de las medidas están destinadas a menores de 30 años, y ello, es lógico, al ser España, junto con Grecia, el país con la mayor tasa de paro de la Unión Europea. Otra cosa es que las disposiciones adoptadas por el Gobierno sirvan de algo. Y ello resultará muy difícil si no fluye el crédito. Para ello el Gobierno movilizará 45.000 millones que procederán en su mayor parte del ICO y de los bancos nacionalizados.

Entre las medidas adoptadas, destaca el hecho de que a partir de ahora los menores de 30 años puedan compatibilizar la prestación por desempleo con el alta en el régimen de autónomos.

Por otra parte, se aprueba por fin la tarifa plana de 50 euros en la cotización a la Seguridad Social, tan anunciada por la ministra Báñez, que podrán cobrarse, durante los seis primeros meses de su actividad como autónomos, los jóvenes menores de 30 años. Durante los seis meses siguientes se les aplicará una reducción en la base mínima de cotización del 50%, y durante los 18 meses siguientes habrá bonificaciones y reducciones de la cuota. En total, dos años y medio con incentivos, que ascienden a cinco en el caso de los discapacitados, para quienes la tarifa plana de 50 euros se extiende a 12 meses.

La vicepresidenta ha explicado que se amplían las posibilidades de capitalización de desempleo para iniciar una actividad emprendedora y se aplican incentivos fiscales para menores de 30 años.

Y ya, sin límite de edad ni sexo, se establece una tributación reducida de sociedades de nueva creación y autónomos durante los dos primeros ejercicios de actividad.

Las sociedades de nueva creación tributarán a un tipo reducido del 15% (base comprendida entre 0 y 300.000 euros) y del 20% (resto de la base) durante los dos primeros ejercicios en que se obtengan resultados positivos.

El pack no puede ser más completo, pero a lo mejor sería más sensato rebajar la carga fiscal de las empresas que ya existen para que no los despedidos no se tengan que hacer autónomos a la fuerza. Es un buen momento fiscal para montar una empresa como para comprar un piso, el problema es que no hay muchos clientes y los aspirantes a ser propietarios no tienen dinero.

Sara Olivo

[email protected]