Buena la has armado, Alain Delon. Se acabaron tus días de gloria y tu respetable condición de vieja gloria del mundo del espectáculo, más reputado en Francia que en España. Resulta que Delon cree en algo tan extraño como que los hombres amen a las mujeres y éstas a aquéllos.

Delon es un antiguo, tan anticuado, que ha repetido lo que la humanidad lleva viviendo y defendiendo desde hace cuarenta siglos.

 Que existen dos sexos, que el hombre es un ser racional sexuado y que el futuro de la humanidad depende de que esa estructura natural se mantenga.

Delon ha tenido que aclarar que no tiene nada contra los homosexuales. Esa aclaración demuestra dos cosas: quién está ganando la batalla de la propaganda y lo que nos estamos jugando.

Eulogio López

[email protected]