El cantante y activista político Bob Geldof (en la imagen), en un mitin del Partido Laborista británico, alabó públicamente la política para combatir el sida aseverando que "la monogamia, la fidelidad conyugal y la abstinencia sexual son las armas más eficaces para combatir el sida -más bien las que aseguran que esa enfermedad no progrese-".

Curiosamente su postura no se basa en valores religiosos sino en la comprobación de que donde no se aplica esa política el sida sigue creciendo.

Al cumplirse los 30 años del descubrimiento de las causas de la infección del sida, la ONU elaboró una declaración en la que se insistía en los medios utilizados hasta el día de hoy, a pesar de que han fracasado estrepitosamente.

Los datos oficiales sobre la enfermedad son escalofriantes: en torno a 33 millones de personas han fallecido a lo largo de estas tres décadas, y cada día se extiende el virus a más de 7.000 personas en todo el mundo. Para hacer frente al sida se emplearon, el año pasado, más de 16.000 millones de dólares en ayudas económicas destinadas a la lucha contra esta lacra social.

Por otra parte, el parlamentario republicano Chris Smith proporcionó las pruebas indiscutibles del triunfo, que los eventos de prevención del sida han conseguido en los países africanos cuando están asentados en la abstinencia y la fidelidad. Desde la Cámara de Representantes, Smith trazó una propuesta de ley para reanimar el Plan de Emergencia del Presidente para la lucha contra el sida

El Departamento de Estado y el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos admiten la infalible medida de la abstinencia y la fidelidad en estos programas. Smith puntualizó que ambas actitudes han sido un factor importante para atajar el avance del virus del sida en Uganda, Kenya y Zimbabwe. Según ha difundido revista Science, la reducción del sida, entre los hombres de Zimbabwe entre 17 y 29 años, bajó un 23%. Entre las mujeres de 15 a 24 años, descendió un 49%.

Una comisión del senado estadounidense aceptó aumentar el presupuesto destinado a los programas frente al virus del sida en África. Sin embargo, el ahínco del presidente de Uganda logró que la población modificara la conducta sexual para prevenir el peligro del sida.

Julián Marías entiende que "la causa principal del esta enfermedad es la ausencia de normas de vida sexual, normas que han existido siempre y gracias a las cuales los hombres se han comportado de manera humana y han hecho posible eso que se llama civilización".

Clemente Ferrer

[email protected]