El 31 de mayo se conmemora en todo el mundo el Día Mundial Sin Tabaco. Tiene la intención de impulsar un lapso de 24 horas de abstinencia de todas las formas de dilapidación de tabaco.

Este día se fundó con la intención de llamar la atención, en todo el universo, ante el dilatado derroche de tabaco y las secuelas negativas para la salud ya que se admite que un total de 5,4 millones de defunciones en todo el orbe todos los años. Los Estados Miembros de la Organización Mundial de la Salud (OMS) establecieron el Día Mundial Sin Tabaco en 1987.

En los últimos veinte años este día ha sido recibido, por una parte, con alegría y, por otra, con resistencia en todo el universo, por parte de los estados, organizaciones de salud pública, fumadores y la industria del tabaco.

El 31 de mayo de cada año la OMS celebra el Día Mundial Sin Tabaco, que tiene como objetivo en señalar los peligros que supone el humear cigarrillos para la salud e impulsar políticas enérgicas para el descenso del consumo de tabaco ya que es la segunda causa muerte en todo el mundo, tras la hipertensión, siendo responsable de la defunción de uno de cada diez mortales.

El Día Mundial Sin Tabaco tiene como objetivo llamar la atención de todos los mortales hacia la epidemia del tabaquismo y sus secuelas letales. La conmemoración de este día es una oportunidad para enfatizar mensajes determinados atañidos con el control del tabaco y promover el acatamiento del Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco.

Según la Organización Mundial de la Salud los efectos maléficos del tabaco obedecen a las sustancias químicas encerradas en el pámpano.

Fundamentalmente son cuatro: La Nicotina es el principal componente del tabaco y que produce la dependencia. El Monóxido de Carbono: que es un gas que procede de la combustión incompleta de la hebra del tabaco, así como de cualquier producto en combustión, comenzando por los humos de los automóviles. Gases irritantes: son los gases que perturban al aparato respiratorio. Sustancias Cancerígenas: en el humo del tabaco se han localizado diversas sustancias en potencia cancerígenas como el Benzopireno, que se forma durante el encendido del tabaco o del papel de los pitillos.

Al fumar, no solo los que humean cigarrillos son afectados, también son aquejadas las personas más próximas, los fumadores pasivos.

A pesar de la vasta evidencia científica sobre los peligros coligados al tabaco, la actitud de los gestores políticos resulta un poco tibia, o incluso contradictoria tratándose de referentes que habrían de actuar como generadores de salud pública. Por ejemplo, el proyecto de Eurovegas, que generará puestos de trabajo, puede lograr que se modifique la Ley Antitabaco.

Clemente Ferrer
[email protected]