El día uno de octubre se celebra el Día Internacional de las Personas Mayores, declarado por la Organización de Naciones Unidas (ONU) en 1999 bajo el lema "Hacia una sociedad para todas las edades".

Es necesario defender, en todo el mundo, los derechos de las personas mayores hasta el final natural de sus vidas. Impedir todo tipo de eutanasia. Facilitar los cuidados paliativos y exigir, a todos los gobiernos, que se respeten estos derechos.

Actualmente hay, en todo el mundo, alrededor de 600 millones de personas de más de 60 años; esta cifra se duplicará en el año 2025.

En este mundo, que se marchita rápidamente, las personas mayores ejercerán un papel cada vez más trascendente a través del trabajo voluntario, comunicando su experiencia y discernimientos y cuidando a sus estirpes.

El promedio de minutos ocupados por día en los cuidados a personas mayores aumenta con la edad de los cuidadores: 201 minutos si el cuidador pertenece al grupo de edad 65-74 y 318 minutos si su edad es 75-84, comparado con sólo 50 minutos si el cuidador está en el grupo de edad 30-49.

Por otra parte, según un censo de Estados Unidos sobre el número de menores que han de ser sustentados por sus abuelos es de 2,4 millones de venerables ancianos que se encargan de la crianza de 4,4 millones de nietos.   

Además, la Academia Americana de Psiquiatría para Niños y Adolescentes explica que las causas de esta sobrecarga para los abuelos son un aumento de familias con un solo padre, alta tasa de divorcios, embarazos de adolescentes, incapacitación de los padres por prisión, alcoholismo, consumo de drogas, violencia doméstica o negligencia paternal.

Los abuelos juegan en la educación de los más pequeños un papel muy importante: "ya que sirven como modelos de comportamiento, transmitiéndoles normas, actitudes y valores morales", al tiempo que ellos reciben "la compañía y el amor de sus nietos".

Además, la investigación titulada "La generación de la transición; entre el trabajo y la jubilación", desvela que hace milenios de años el modelo familiar "incluía no solo a un padre y a una madre, que se ocupaban de la buena crianza de los hijos, también había una abuela que les ayuda en la tarea".

Los abuelos trabajan de sanitarios, guardianes y preceptores de sus nietos. Hacen posible que muchas mamás se puedan integrar al mercado laboral. Algunas familias marchan mejor gracias a los abuelos. Y en tiempos de inestabilidad económica, estos gestos tienen mayor importancia.

Los abuelos son lo mejor que hay en el mundo, sin ellos no sabríamos nada, ellos son como fuentes de sabiduría eterna que nunca se agota y nosotros los nietos los adoramos, son nuestros ídolos más queridos.

Clemente Ferrer

[email protected]