El 16 de junio la Unión Africana conmemora el Día Internacional del Niño Africano. Este aniversario fue aprobado para honrar a todos aquellos que habían dado sus vidas por la libertad en Sudáfrica.

Con la incorporación de esta fecha, como el Día Internacional del Niño Africano, la Unión Africana ha llamado la atención sobre la precaria y difícil situación, no sólo de los niños en el sur de África, sino también a la ardua situación de los niños y niñas en todo el continente africano.

En el levantamiento de Soweto se produjeron una serie de enfrentamientos en el municipio de Soweto (Johannesburgo, Sudáfrica) en junio de 1976. El 16 de junio de 1976, la población de Soweto protestó contra la política de apartheid del Partido Nacional, el partido nacionalista afrikáner, que era entonces el que gobernaba el país.

En la zona de Orlando, la policía abrió fuego contra una manifestación de 10.000 estudiantes, varios cientos de aborígenes murieron a lo largo de los diez días de protestas. Este suceso dio inicio a una cadena de acciones internacionales que llevaron a la caída del régimen del apartheid.

Por otra parte, los niños y niñas africanos se enfrentan, cada día, a problemas tan graves como la pobreza extrema, la infección del sida, los conflictos bélicos o la inestabilidad política. La complejidad de este panorama se ve agudizado por la indigencia extrema.

familia africanaEn Soweto, Sudáfrica, miles de escolares tomaron las calles en 1976, en una marcha de casi un kilómetro de largo. Protestaban por la inferior calidad de su educación y para reclamar su derecho a ser educados en su propia lengua. Cientos de chicos y chicas fueron tiroteados y en las dos semanas de protestas que siguieron al suceso, más de cien personas murieron y alrededor de mil resultaron heridas.

Para honrar la memoria de los que murieron y el coraje de los que participaron en la marcha, el Día Internacional del Niño Africano se celebra cada 16 de junio desde el año 1991. El día quiere llamar la atención pública sobre las vidas de los niños y niñas africanos hoy en día, haciendo especial énfasis en la protección de sus derechos humanos.

"La única educación eterna es esta: estar lo bastante seguro de una cosa para decírsela a un niño". Gilbert Keith Chesterton.

Clemente Ferrer
[email protected]