El Día Internacional de la Familia se conmemora cada año el día 15 de mayo desde 1994. Esta fecha fue promulgada en 1993 por la Asamblea General de las Naciones Unidas haciendo eco de la importancia que la comunidad internacional le otorga a la familia.

El Día Internacional de la Familia es la ocasión propicia para promover la concienciación y una mejor comprensión de los procesos sociales, económicos y demográficos que afectan a este importante núcleo de la sociedad, que es la familia.

Un decálogo de objetivos del VI Congreso Mundial de Familias. «Es la agenda profamilia más atrevida, valiente, provocadora y audaz que se haya hecho pública nunca en España», dice el presidente de HazteOir. Estos son algunos de los contenidos del documento:

—«La familia natural es la unión de un hombre y una mujer a través del matrimonio, creada con el fin de compartir el amor y la alegría, engendrar niños, proveer su educación moral, construir una economía doméstica, ofrecer seguridad en tiempos de crisis y unir a las generaciones».

—«La familia natural es un elemento fijo del orden creado, arraigado en la naturaleza humana, y no puede convertirse en una realidad de nueva creación, ni puede ser redefinida por los entusiastas de la ingeniería social».

—«Reconocemos múltiples situaciones de hecho, pero los otros 'tipos de familia' adolecen de alguna carencia o son meras invenciones del Estado».

—«El vínculo sexual auténtico es la unión matrimonial entre un hombre y una mujer, el único abierto a la natural y responsable creación de una nueva vida».

—«Afirmamos la santidad de la vida humana desde la concepción hasta la muerte natural. Cada persona recién concebida tiene derecho a vivir, a crecer, a nacer y a compartir un hogar con sus padres naturales unidos por el matrimonio».

—«La familia natural es anterior al Estado y los gobiernos legítimos existen para proteger y apoyar la familia». «Es la principal fuente de prosperidad económica y social y el pilar principal sobre el que asentar la superación de la actual crisis económica mundial».

—«Las mujeres y los hombres son iguales en dignidad y derechos innatos, pero diferentes en muchos aspectos. La vocación de cada niño es llegar a ser esposo y padre; y la vocación de cada niña es llegar a ser esposa y madre. La cultura, el derecho y la política deberían tener en cuenta estas diferencias».

—«Afirmamos el derecho de los padres a educar a sus hijos para su bien, sin interferencias del Estado». «Que todo ser humano tiene derecho a la libertad religiosa y que la comunidad política debe respetar la libertad de profesar la propia fe, de transmitirla y de educar a los hijos en ella». Y "el papel necesario de la propiedad privada de la tierra, la vivienda y el capital productivo como fundamento de la independencia familiar y garante de la democracia».

Clemente Ferrer

[email protected]