Hispanidad.com nació hace 15 años y llevábamos 10 diciendo que aquellos denostados confidenciales eran el futuro y que, desgraciadamente, la prensa vegetal se muere.

Siempre me ha costado mucho decir esto, dado que, como toda mi generación, comencé en prensa papel y me disgustaría mucho su hundimiento.

La prensa vegetal se ha hundido por tres razones y las tres tienen que ver con la llegada de Internet: inmediatez, gastos y lenguaje.

1. Inmediatez. Los semanarios murieron porque no se puede cerrar con tantos días de adelanto. Se lo comieron los diarios. De la misma forma, hoy las noticias dejan de serlo en minutos, por lo que una edición diaria deja de tener sentido. La inmediatez se impone. Ojo, eso significa que la instantaneidad es buena, porque nadie puede hacer historia de lo que está ocurriendo.

2. Gastos. La estructura de gastos de la prensa tradicional es insostenible. Las redacciones de 500 personas están siendo sustituidas, no por las de 50, sino por las de 5. Otro peligro, sí, pero...

3. La objetividad. El periodismo objetivista, que aún pasa por ser el más ecuánime, ha servido para que los poderes políticos, económicos y culturales impongan su verdad, que suelen ser grandes mentiras. Convertido el periodista en notario de la actualidad que le brindan los portavoces de los poderosos, verdaderos guardaespaldas informativos de la fuente, que nunca dialoga -si acaso pronuncia monólogos y sentencias- la información que llega al receptor no es más que la que pretende el poderoso, que no tiene por qué coincidir con el bien común ni con la realidad.

Nada más lejos de la objetividad que la verdad, como bien sabe cualquier periodista veterano. Por eso Internet, que practica un periodismo explicativo, y que se preocupa más por contar la verdad que por soltar mentiras muy rigurosas, se ha impuesto.

Pues bien, con igual pena, algo menos, la verdad -vaticino que una vez muerta la prensa, el próximo cadáver será la TV-. Mejor, las grandes cadenas televisivas. Si los grandes medios de prensa cayeron en el cénit de su poder, convertidos en poderosos multimedia, en un verdadero oligopolio, las TV también caerán por las mismas razones: Llega la TV IP, la tele por Internet, que, al igual que ocurre con la prensa electrónica, cometerá todos los errores pero será más sincera y menos tópica.

Que la TV es hoy en día el medio más poderoso. Ya lo sé. Siempre sucede lo mismo, el derrumbe comienza siempre cuando has alcanzado la cima.

Eulogio López

[email protected]