Mientras José Ortega Cano evoluciona favorablemente, las investigaciones sobre lo que sucedió el pasado 28 de mayo continúan.

 

Según los análisis realizados por el Instituto Nacional de Toxicología, el torero tenía 1,26 gramos de alcohol en sangre en el día del fatal accidente en el que perdió la vida el conductor del vehículo contra el que chocó Ortega Cano. Una tasa muy superior a la permitida por la ley que establece 0,5 gramos de alcohol en sangre como límite máximo.

Se han lanzado varias campañas publicitarias contra el consumo del alcohol bajo los eslóganes: "El alcohol llena vacíos". "Habla con tus hijos, la información es prevención". Y también: "bebe con moderación, es tu responsabilidad" y "disfruta de un consumo responsable". Con estas acciones se ha intentado vigorizar las conductas y sugerir la exigencia individual en la dilapidación de bebidas alcohólicas.

Las campañas sobre las bebidas etílicas son uno de los temas de la legislación publicitaria más debatidos y que suscitan polémica. Cierto es que las prohibiciones publicitarias son justificadas por el legislador en orden a la protección de la salud y la seguridad de las personas, evitando el consumo indiscriminado.

Por otra parte la Fundación de Ayuda a las Toxicomanías de la Cruz Roja afirma que un tercio de los jóvenes gasta el 90% de su dinero en bebidas alcohólicas por lo que el consumo de los néctares etílicos es la primera causa de muerte entre la juventud, ya que el 60% de los accidentes de tráfico mortales, durante la noche del fin de semana, son provocados por el consumo de alcohol.

De los países de la Unión Europea, Irlanda es el país con mayor número de consumidores inmoderados y Bulgaria el del menor número.    

Por otra parte, el alcoholismo afecta más a las mujeres que a los hombres ya que, en ellas, la parálisis cerebral se desarrolla de una manera más rápida, según un estudio de la Universidad alemana de Heidel y la norteamericana de Stanford.

Finalmente se ha de reconocer que las bebidas etílicas son el ataque más feroz que sufre la sociedad actual. Una agresión cuyas consecuencias alcanzan todos los estamentos de la sociedad.

Clemente Ferrer

[email protected]