El Estado, a través de la deuda pública, las CCAA y corporaciones locales, sigue solicitando crédito de urgencia a las entidades

-Y este se lo concede por mor de las ayudas a los pagos de proveedores, pero el sector privado se queda sin financiación.

La información procede del Ministerio de Hacienda, que también hace sus pinitos por esos lares. En cualquier caso, una cifra que marea. Es el riesgo que los bancos mantienen con las instituciones públicas, que siguen reclamando a los bancos financiación de urgencia, a pesar de los planes de proveedores con los que Hacienda está ayudando a CCAA y ayuntamientos.

Los bancos se quejan pero saben que se está poniendo orden en las cuentas públicas y que, a la postre, es un crédito que cobrarán. Y claro, el gran perdedor sigue siendo el sector privado, para el que no hay crédito.

Las grandes empresas lo compensan con emisiones. Pero, ¿qué ocurre con familias y pymes

Andrés Velázquez

[email protected]