jueves, 14 diciembre 2017 Número de edición: 5323
Inicio > Confidencial > Si Repsol se va de Gas Natural, Caixabank se marchará de Repsol

Si Repsol se va de Gas Natural, Caixabank se marchará de Repsol

Si Repsol se va de Gas Natural, Caixabank se marchará de Repsol
  • Desde la entrada de GIP en Gas Natural, Repsol ha considerado su 20% de GNF como una opción financiera.
  • Además, ha mostrado interés por las energías renovables, aunque GIP no quiere más participación de GNF: lo que quiere es monetizar su inversión.
  • ¿Hay operación para vender el 20% o parte de la gasista? No, pero si surge alguna oportunidad…
  • Pero el mercado se lo que cree: sube Repsol (1,56%), más que el Ibex, y cae Gas Natural (0,24%).

Antonio Brufau, presidente de Repsol, explicó a los accionistas, en la junta general, en mayo, la buena relación con Gas Natural Fenosa (GNF) aunque añadió “si hay más valor en otros activos, veremos”. Fue la respuesta a uno de los accionistas, preocupado -un clásico– por el aumento del dividendo, y qué mejor que echar mano a la participación del 20% en GNF, que no es poco lo que vale: 3.718 millones de euros de euros.

Ahora bien, de ahí a una operación para vender, como ha informado Bloomberg, para elevar la liquidez y afrontar nuevas inversiones va un trecho, como quien dice. Bien es cierto, que Brufau recordó que es vendible, aunque explicó que, a pesar de la buena relación -“no competimos”, dijo-, “no tenemos ninguna fidelidad”.

En plata, la participación en GNF, para Repsol, es una opción financiera y, como tal, se puede plantear vender, pero no lo hará hasta que haya una oportunidad, y pasaría, en cualquier caso por un divorcio accionarial con Criteria-Caixabank que tiene el 24,4% de Gas Natural Fenosa y el 9,6% de Repsol. Jordi Gual preside Caiaxabank, Brufau, Repsol  (en la imagen los dos) y Fainé, GNF.

Dicho de otro modo: si Repsol se va de Gas Natural, Caixabank se marchará de Repsol.

Caixabank no tiene previsto vender su participación en Repsol, dijo su consejero delegado, Gonzalo Gortázar, al informar de los resultados del banco hasta septiembre, y la última salida de GNF de Caixabank y Repsol, al vender cada uno un 10%, al fondo comprador, GIP, fue coordinada. Le venía bien a los dos, además, para mejorar sus posiciones de liquidez.

Las reacciones en bolsa prueban, por otro lado, que el mercado ha tenido en cuenta el run-run, según el clásico: vende el que sube, baja el vendido. Con un Ibex al alza (un 1,23%), Repsol avanza el 1,56%, mientras que GNF se deja un 0,24%.

A partir de ahí, entran en juego otros elementos, pero no por el fondo de inversión, que ha reiterado que su inversión en Gas Natural es estable -nunca se sabe en un instrumentos pendiente de las plusvalías-, pero está pendiente de monetizar su inversión. No quiere elevar su participación en GNF (20%), pero sí vender activos para elevar el precio de la acción, como la venta a Edison de su negocio en Italia por 1.020 millones de euros.

Repsol, en paralelo, ha mostrado su interés por entrar en el sector de energías renovables, lo que puede romper la neutralidad respecto a Gas Natural Fenosa.

Y no olvidemos, a caballo entre Repsol y GIP, que el gran proyecto del presidente de GNF, Isidro Fainé, es crear la gran energética del sur de Europa. Eso pasa necesariamente por aumentar el tamaño, con todas las opciones abiertas: Endesa, pero no al precio que pide Enel, y EDP.

Rafael Esparza

rafael@hispanidad.com