En España, el sector textil emplea a 43.186 personas a través de 3.565 empresas, según los últimos datos de la Confederación de la industria textil Texfor, entre las que destaca Inditex. A la vista de las cifras no hay duda de que es un sector importante y una de sus claves está en la tecnología RFID (tecnología de identificación por radiofrecuencia), que le permite identificar individualmente las prendas. El líder textil mundial está muy orgulloso de su proyecto RFID, pues es el único retailer que lo ha implantado en las alarmas de sus prendas, mientras el resto lo suele colocar en las etiquetas. Por tanto, las alarmas, que elabora la empresa Tyco, cumplen una doble función: identificar de forma rápida y precisa cada prenda, desde las plataformarfid inditex s logísticas hasta su venta, y ser un elemento de seguridad. Pero además, la implantación de esta tecnología es una apuesta sostenible. Las alarmas se pueden reutilizar numerosas veces (hasta más de 100 veces) y son 100% reciclables. De hecho, hay más deterioros en el aparato de la alarma que en el RFID. El líder mundial del textil empezó a trabajar en esta tecnología en el año 2007, la cual implantó en las tiendas de su marca insignia, Zara, entre finales del 2012 y principios del 2013. Un proyecto que también ha requerido de una importante inversión: más de 1.000 millones de euros en los últimos cuatro años. Una tecnología que ha mejorado la atención al cliente y ha hecho más eficientes los procesos operativos de tienda. "El sistema RFID es el cambio más importante en la operativa de las tiendas del Grupo hasta la fecha", subraya Pablo Isla, presidente de Inditex. A fecha 31 de enero, dicha tecnología estaba implantada en 1.542 tiendas Zara de 63 mercados y la previsión es extenderla a más de 2.000 durante este año, además, Inditex planea incorporarla al resto de las cadenas del Grupo. rfid inditex zaraDe esta manera, cuando un cliente busca una prenda concreta en Zara, el personal puede consultar la disponibilidad de ese producto en tiempo real en ese establecimiento u otro cercano o incluso en zara.com, facilitando el proceso de compra. Además, el sistema RFID está integrado con la caja, donde se realizan cuatro pasos en uno: se desalarma la prenda, se identifica para su pago, se vacía la información de la alarma y se da de baja la prenda para que se pueda reponer. El proceso de codificación del alarmado es complejo y se lleva a cabo en los centros logísticos (en España, hay diez). Hispanidad pudo conocer junto a otros medios de comunicación el de Zara hombre, situado en Arteixo (La Coruña), que tiene una capacidad máxima para codificar un millón de prendas al día en paquetería (cajas) y 500.000 unidades en prenda colgada, con una precisión cercana al 99,9%. En primer lugar, entra la mercancía, bien como paquetería o como prenda colgada, y se cuenta, gracias a unas cámaras de visión artificial. Después, la mercancía entra en un túnel (estación de lectura y codificación), donde se activan los criterios RFID y se graba la información del artículo dentro del chip que va en la alarma, en tan sólo 1,40 minutos de media. Si los datos coinciden con la mercancía, ya está lista para su reparto, en caso contrario, va a una zona de rechazo donde se verifica y se somete a un segundo intento de codificación. rfid inditex zaraLas tiendas hacen dos pedidos a la semana y el RFID también ayuda a que el reparto sea rápido y preciso. Recuerden que la filosofía del Grupo es que no pasen más de 48 horas entre el momento en el que se hace el pedido en la tienda y el envío a las partes más lejanas (Japón, San Francisco, etc.). Cada establecimiento cuenta con un pequeño almacén para reponer su exposición. Cuando recibe la mercancía procede a su lectura a través de un aparato y puede comprobar al instante si coincide la facturación con el pedido, además sabe cuál se va a exponer en la tienda y de qué forma. A la vista de esto no hay duda de que el RFID ha facilitado la forma de Inditex, pero también la atención al cliente. Eso sí, aunque ahora parece muy sencillo, ha sido un proceso complejo, por tanto pueden estar más que orgullosos de su empeño. Mariano Tomás [email protected]