Los contratos de mantenimiento se estancan durante los nueve primeros meses de su ejercicio fiscal (de diciembre de 2015 a agosto de 2016). En los resultados de Zardoya Otis presentados este lunes a la CNMV hay luces y sombras. Luces, porque el beneficio durante los nueve primeros meses de su ejercicio fiscal -del 1 de diciembre al 31 de agosto- ha aumentado un 0,6%, hasta los 108,7 millones de euros. Luces también, porque las ventas crecieron un 3% y alcanzaron los 549,2 millones. Las sombras han recaído en el resultado bruto de explotación (ebitda), que ha sufrido un descenso del 1,9% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, y no ha superado los 164,5 millones de euros. Otro foco de preocupación es la cartera de mantenimiento, que sólo ha crecido un 0,1%. Es decir, se ha estancado a pesar del buen comportamiento de las ventas. Andrés Velázquez [email protected]