El fabricante danés de aerogeneradores mejora sus previsiones anuales y las acciones repuntan un 9%. Los resultados de Vestas publicados este jueves son buenos, muy buenos. Las ventas de los seis primeros meses del año aumentaron un 23%, hasta los 4.021 millones de euros. El beneficio se ha disparado un 73%, hasta los 313 millones de euros, y el Ebitda (beneficio bruto de explotación), escaló hasta los 698 millones, un 79% más que hace un año. Estas cifras han hecho que el fabricante danés de aerogeneradores, uno de los grupos más importantes del mundo en este sector, haya elevado sus previsiones anuales: la facturación mínima en 2016 ya no será de 9.000 millones sino de 9.500. Y esta mejora de las expectativas ha provocado que las acciones de la compañía hayan repuntado un 9% este jueves. Pero más importante aún, los resultados han disipado, al menos de momento, los temores surgidos tras la fusión entre Gamesa y Siemens, dos serios competidores que, unidos, lo serán aún más. Pablo Ferrer [email protected]