La empresa acometerá una reestructuración "inmediata". Tubos Reunidos cerró 2017 con unas pérdidas de 32,4 millones de euros, un 35,4% menos que en el año precedente, que concluyó con un beneficio negativo de 50,2 millones, según ha informado la compañía. Estos son los resultados de Tubos Reunidos. Al término del pasado ejercicio, la facturación de la compañía se elevó a 312,5 millones de euros, un 60,3% más que en 2016, en el que las ventas se elevaron a 194,9 millones. El Ebitda ascendió a 11,8 millones de euros, un 176,1% más, tras los 15,5 millones negativos de 2016. Por ello, Tubos Reunidos acometerá una reestructuración "inmediata" en su planta de Productos Tubulares, ubicada en el municipio vizcaino de Trapagaran, según ha informado este miércoles, tras presentar sus resultados a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Andrés Velázquez [email protected]