En concreto, su beneficio ascendió a 211.700 millones de yenes (1.600 millones de euros). Sony ganó 211.700 millones de yenes (1.600 millones de euros) entre abril y septiembre, ocho veces más que en el mismo período de 2016, tras hincharse a vender PlayStation 4 (PS4). Además, su beneficio operativo fue de 361.800 millones de yenes (2.749 millones de euros) en dicho período, un 255 % interanual superior, y su facturación creció un 18,7 % hasta 3,92 billones de yenes (29.785 millones de euros). Andrés Velázquez [email protected]