¿La razón? No acreditó ante el juzgado la cesión del crédito. Muchos fondos buitres pretenden asumir la condición de titulares sin poder demostrar que lo son, según el bufete Navas & Cusí. El pasado 20 de julio el juzgado nº 22 de Barcelona suspendió una ejecución porque el fondo buitre no pudo demostrar su supuesta titularidad. "Muchos se presentan en el juzgado afirmando tener cedido el crédito, pero no pueden demostrarlo", señala Miriam Navas, letrada del bufete Navas & Cusí, que ha dirigido la defensa. Se trata de la ejecución de unos títulos judiciales. El caso empezó con Caixa d´Estavis de Catalunya. Posteriormente, Catalunya Banc se personó afirmando ser la legitima heredera. Finalmente, el fondo buitre luxemburgués Aiqon Capital SARL se personó afirmando tener cedido el crédito. El juzgado solicitó alegaciones a las partes alegaciones, pues "los documentos acompañados no acreditaban la pretendida sucesión en la ejecución". El fondo buitre solicitó ampliación del plazo. Finalmente, la magistrada rechaza la pretensión de Aiqon Capital de personarse en la ejecución de los títulos judiciales por "no haber acreditado el crédito que contaba en la escritura de cesión que invoca a su favor". Al no personarse, la ejecución queda paralizada, explica Navas. "Desgraciadamente es bastante común que los fondos buitre traten de arrogarse la representación, pero luego no sean capaces de acreditar dicha cesión de crédito", señala la letrada de Navas & Cusí. "Por lo mismo, es igualmente común que algunos bancos pretendan una ejecución de un crédito que han cedido a un tercero y cuya legitimidad activa, por tanto, no tienen", añade. Andrés Velázquez [email protected]