Apolinar Mena es el segundo involucrado que dimite, tras el directivo Pablo Wallentin El escándalo surgido a raíz de unas grabaciones de ejecutivos de OHL México se ha cobrado una nueva renuncia, en esta ocasión la del secretario de Comunicaciones y Transportes del gobierno del Estado de México, Apolinar Mena, según informaron el pasado domingo medios locales del país azteca. Pero además de la dimisión, este funcionario mexicano tendrá que hacer frente a una multa de 12.592 dólares (11.062 euros), impuesta por la Contraloría estatal. Recuerden que en las conversaciones telefónicas entre ejecutivos de OHL México, hechas públicas hace dos semanas, se aprecian irregularidades en la renegociación de permisos para operar una autopista urbana. Concretamente, en una de ellas, se escucha a un ejecutivo ofrecer a Mena unas vacaciones pagadas en un lujoso hotel de playa. Por su parte, el funcionario señaló que él mismo pagó sus gastos y no aceptó tal oferta. Sin embargo, la dimisión de Mena no es la primera relacionada con el escándalo, pues la semana pasada, OHL México anunció que aceptaba la "renuncia voluntaria" del directivo Pablo Wallentin. Curiosamente este último habría sido el que ofreció unas vacaciones pagadas a Mena. Conviene señalar que la Contraloría investiga la concesión a OHL de la construcción y operación por 30 años del llamado Viaducto Bicentenario. Una adjudicación que se produjo cuando el actual presidente azteca, Enrique Peña Nieto, era el gobernador del estado de México. Por lo que parece que el escándalo podría traer cola, aunque por ahora sólo ha provocado dos dimisiones y una caída de acciones de casi el 20%. Cristina Martín [email protected]