Es un asunto que no gusta a los minoritarios. El 9,4% de los accionistas rechazaron las remuneraciones de 2015. Vaya por delante que las remuneraciones en Mapfre nunca han destacado por elevadas. Pero eso ha cambiado y se concreta en la figura del presidente, Antonio Huertas, que ha pasado de 1,4 millones (2015) a ganar 2,7 millones en 2016, según consta en el hecho relevante remitido este miércoles a la CNMV. A esto se unen los 4,6 millones que tiene acumulados en su plan de ahorro a largo plazo. No está mal y se equipara a las demás empresas del Ibex. Las remuneraciones de los consejeros es un asunto que no suele gustar a los minoritarios y en Mapfre ocurre lo mismo. En la junta celebrada en 2016, el 9,4% de los votos -del total de votos emitidos que fue del 81,98%- rechazó los sueldos de 2015. Son muchos, teniendo en cuenta que el 67% de la compañía está en manos de la Fundación Mapfre. Pablo Ferrer [email protected]