Los procesos de suspensión de pagos sumaron 5.131, según el INE. Las familias y empresas que se declararon en concurso de acreedores (suspensión de pagos y quiebras) ante la imposibilidad de afrontar sus pagos y deudas sumaron 5.131 durante 2017, lo que supone un descenso del 2,3% respecto a 2016, según la Estadística de Procedimiento Concursal del Instituto Nacional de Estadística (INE). Este descenso anual fue consecuencia del retroceso en un 4,7% de las empresas en concurso, hasta sumar 4.095, ya que las familias que se declararon en quiebra se incrementaron un 8,4% en el conjunto de 2017, encadenando su segundo ascenso anual consecutivo tras el de 2016 ( 47,3%). En total, 1.036 familias entraron en concurso el año pasado. Sumando familias y empresas, el número total de deudores concursados alcanzó la cifra de 5.131 en 2017, un 2,3% menos que en 2016. Se trata del cuarto descenso anual consecutivo después de los retrocesos del 8,6%, del 21,1% y del 26,7% registrados en 2016, 2015 y 2014, respectivamente. Por tipo de concurso, en 2017 se registraron 4.772 concursos voluntarios, un 2,4% menos que en 2016, y 359 necesarios, un 1,4% menos. Atendiendo a la clase de procedimiento, los ordinarios disminuyeron un 6,4% y los abreviados un 1,7%. Según la forma jurídica, el 80,7% de las empresas concursadas en el año 2017 eran Sociedades de Responsabilidad Limitada, un total de 3.304, un 3,4% menos que en 2016. Por su parte, 427 empresas declaradas en concurso el año pasado eran Sociedades Anónimas, un 10,9% menos, mientras que 240 eran personas físicas con actividad empresarial, un 4,8% más. Andrés Velázquez [email protected]