Y CCOO rechaza la medida: la situación del negocio es de clara expansión y la empresa atraviesa una buena situación financiera. La intención de Nokia, tras la adquisición de la francesa Alcatel-Lucent, es lograr unas sinergias de costes operativos de 900 millones de euros hasta 2018. Es decir, quiere reducir costes. Y para eso va a despedir a 1.300 empleados –el 20% de la plantilla- en todo el mundo. Serán aquellos empleos duplicados, según la empresa. La medida incluye a los trabajadores en España. La multinacional finlandesa cuenta, a día de hoy, con unos 1.600 empleados en nuestro país. Es decir, pretende eliminar el 20% de la plantilla en España (320 trabajadores) como parte indispensable para llevar a cabo su reconversión global. Como no podía ser de otra manera, CCOO ha rechazado este jueves la medida. Vamos, que no se puede justificar de ninguna de las maneras. El sindicato señala que, para empezar, el negocio está creciendo en estos momentos. Y a eso hay que añadir la buena situación financiera de la compañía. Las negociaciones entre empresa y sindicatos comenzarán en las próximas semanas. Las posturas, como es habitual, están totalmente enfrentadas. Pablo Ferrer [email protected]