Es más pesimista sobre la economía mundial por el efecto de China. La OCDE ha revisado a la baja sus perspectivas de crecimiento de la economía mundial, poniendo de relieve la debilidad de la actividad comercial en los mercados emergentes, especialmente en China. En concreto, ha rebajado dos décimas la previsión del PIB de abril, hasta el 2,9%, y para el próximo año, un 3,3%, cinco décimas menos. Respecto a España, mejora su previsión en tres décimas para este año, hasta el 3,2%, pero empeora en las mismas décimas la de 2016, hasta el 2,7%. Advierte, además, de la elevada tasa de paro, aunque esté bajando, que sitúa en el 22,1% para este año (frente al 22,3% anterior), muy alta respecto a la media del 6,8% en la OCDE. Para 2016, la sitúa en el 19,8%. Andrés Velázquez [email protected]