La Alcaldesa de Barcelona ha instado al Estado y a la Generalitat a limitar los precios máximos del alquiler privado de la vivienda. La alcaldesa de Barcelona Ada Colau ha instado al Estado y a la Generalitat a limitar los precios máximos del alquiler privado de la vivienda para evitar, según la regidora, que los precios suban donde hay una gran demanda residencial, como sucede en la capital catalana. Para Sergi Gargallo, director general de Alquiler Seguro esta medida "situará a Barcelona como la ciudad con mayor mercado negro de toda Europa, provocando además un aumento considerable de viviendas vacías que abandonarán el mercado de alquiler, disminuyendo todavía más la oferta, lo que paradójicamente provocará un aumento de las rentas". "De ponerse en marcha esta intervención en el mercado de alquiler, que recuerda más a los planes quinquenales soviéticos que a un modelo de mercado europeo y moderno, potenciará la economía sumergida en el alquiler, la especulación y una reducción de la oferta, justo lo que se quiere combatir, ante la huída de propietarios que preferirán intentar vender o cerrar sus viviendas ante la pérdida de rentabilidad", asevera el Director General de Alquiler Seguro. Ante la comparación que hacía Colau con las medidas aplicadas en Alemania, Sergi Gargallo apunta que: "en Alemania se pueden establecer los límites porque combina esta medida con una política económica rotunda de apoyo al alquiler en la que invierte anualmente 26.000 millones de euros. España solo destina 900 millones a esas ayudas". Además, continúa Gargallo, "Alemania tiene un parque inmobiliario de alquiler del 42%, superior a la media europea del 35%, mientras que en el país bávaro la oferta es escasa por la gran demanda, y apenas existen viviendas vacías, en Barcelona, hay 283.155 viviendas vacías que podrían ponerse en alquiler". En este sentido Alquiler Seguro  propone políticas de apoyo y fomento del alquiler, creando incentivos para propietarios e inquilinos, que produzcan un aumento de la oferta de viviendas en este régimen, a través de una mayor seguridad jurídica e incentivos fiscales, preferiblemente vía IRPF. Andrés Velázquez [email protected]