Sigue muy lejos del 2%, aunque los analistas habían previsto que subiera. La inflación de la eurozona se mantuvo en agosto en el mismo de julio, el 0,2%, gracias a los precios de los  alimentos, bienes industriales y servicios aumentaron menos que en julio, según la cifras de Eurostat, la oficina de estadísticas de la UE. La inflación subyacente, que excluye componentes volátiles, permaneció también sin cambios, en el 0,8%. En los dos casos se sitúa por debajo de las previsiones de los analistas y lejos del 2%, lo que no disipa las dudas sobre una espiral deflacionista. Andrés Velázquez [email protected]