El Tesoro ha vendido casi 4.600 millones en deuda a largo plazo. La gracieta de Carles Puigdemont, queriendo separar Cataluña de España, ya nos va a costar un dinero a los españoles. Porque el Tesoro Público español ha colocado este jueves casi 4.600 millones de euros en varias emisiones de deuda a largo plazo a unos precios más elevados a los pagados hace unas semanas en esos mismos plazos. Así, el grueso de la emisión ha salido en bonos a cinco años -donde se han colocado 3.208,46 millones de euros-, por los que se ha pagado un interés medio del 0,530% el más alto desde marzo y el doble del 0,213% ofrecido en la puja anterior del mismo plazo. También se han colocado 1.086,07 millones en obligaciones a 30 años en la reapertura de una vieja referencia, y se ha ofrecido un rendimiento marginal del 1,878%, también más alto que el 1,779% anterior. Por último, se han vendido 304 millones en obligaciones indexadas a la inflación de la zona del euro, y en esta referencia el interés medio ofrecido ha bajado hasta el -0,052%, frente al 0,113% de una emisión previa similar. Andrés Velázquez [email protected]