"Es un escándalo", señala Juan Ignacio Navas, de Navas & Cusí. La Caixa d'Estalvis de Terrassa (hoy BBVA) exigió de manera "sorpresiva" e "imprescindible" el afianzamiento solidario para la concesión de una hipoteca multidivisa. De esta manera, las tres hijas del matrimonio asumieron la plena responsabilidad sobre el préstamo contratado por sus padres, siendo una de ellas discapacitada y "no siendo negociada plenamente por los fiadores solidarios", señala la sentencia. "Un escándalo que se haga responsable de un producto complejo a una mujer discapacitada", señala Juan Ignacio Navas, socio-director de Navas & Cusí, que ha dirigido la defensa. "Este caso era un ejemplo de mala praxis e incluso de abuso; afortunadamente el control judicial pone a cada uno en su sitio", concluye. Andrés Velázquez [email protected]