Una de las grandes siderúrgicas de Japón envió a sus clientes productos de acero y cobre que no cumplían las especificaciones pactadas. Aguas revueltas en Kobe Steel, una de las grandes siderúrgicas de Japón. El presidente de la compañía, Hiroya Kawasaki, ha anunciado su dimisión, junto con la de su vicepresidente, Akira Kaneko, por el escándalo del falseamiento de datos. Además, abandonará sus cargos otros cuatro ejecutivos. Pero ninguno se hará el harakiri. El pasado otoño se descubrió que Kobe Steel envió a sus clientes (General Motors, Boeing y Toyota, entre otros) productos de acero y cobre que no cumplían con las especificaciones pactadas, tras manipular datos técnicos de las certificaciones. Junto al presidente y el vicepresidente, el 1 de abril se marcharán Yutaka Masuno, responsable del área de materiales y tuberías de cobre, así como Hiroyuki Ando, presidente de Shinko Metal. Mientras, los ejecutivos Takumi Fujii y Nobuaki Isono saldrán inmediatamente de la siderúrgica. Kobe Steel reducirá la remuneración de algunos directivos y ejecutivos entre un 10% y un 50% durante un periodo que durará entre uno y cuatro meses. Pero deberá hacer más reformas para solucionar el problema de reputación corporativa si quiere seguir siendo una de las grandes siderúrgicas de Japón, junto a Nippon Steel & Sumitomo Metal (compró a su rival Nisshin Steel, que tiene el 15% de la española Acerinox) y JFE Holdings. Cristina Martín [email protected]