El papel del ejército está reservado a la defensa con limitación de actuar en el exterior. La victoria de Shinzo Abe en las elecciones parlamentarias celebradas este domingo en Japón, permitirá al primer ministro el desarrollo de la reforma de la Constitución de 1947, que consagra el carácter defensivo de ejército, tras la victoria de EEUU en la Segunda Guerra Mundial. El cambio exige una mayoría de dos tercios en el Parlamento, supermayoría que tiene. El Partido Liberal Demócrata, que lidera Abe, obtiene 312 de los 465 escaños del Parlamento, a los que se suman los 29 de su socio minoritario, Nuevo Komeito. La representación de la oposición queda en los 54 escaños del Partido Democrático Constitucional y los 49 del Partido de la Esperanza. Según la actual Carta Magna, las acciones del ejército se limitan al interior del país, sin opciones para salir del país, pero el deseo de Abe es cambiar esa situación potenciar la capacidad militar internacional de Japón. Andrés Velázquez andré[email protected]